La inflación negativa sigue lastrando el crecimiento económico

El crecimiento negativo de los precios sigue siendo el principal lastre de la recuperación económica en España. El retroceso de la inflación, hasta el -1,1% en abril, es un dato que sigue preocupando a los economistas para certificar que definitivamente entramos en la senda de la salida de crisis. No obstante, el hecho de que el consumo privado siga siendo el principal motor económico minimiza este dato negativo y los expertos coinciden en señalar que los precios se normalizarán (crecerán) a partir del verano.

Entre tanto, otros sectores que han sufrido los rigores de la crisis, como el inmobiliario, poco a poco salen del bache. Las compraventas de viviendas aumentaron en marzo un 11,1% interanual (en el acumulado de 12 meses). Aunque el mercado de la vivienda está mostrando un comportamiento muy desigual en las diferentes autonomías. Asimismo, el stock de viviendas aún sigue siendo muy elevado, lo que no permite augurar a corto plazo que el sector construcción se reactive.

Así las cosas, la economía mundial sigue pendiente del gigante chino, que sigue ofreciendo síntomas de debilidad. Las exportaciones en China han vuelto a retroceder en abril, lo que sitúa su crecimiento en un pobre, 1,8% interanual, después del sólido avance del mes anterior. Asimismo, la producción industrial avanzó un 6,0% interanual, por debajo del 6,8% de marzo y las ventas minoristas crecieron un 10,1% interanual, sin mostrar una clara mejora con respecto al 10,5% pasado. La inflación se mantuvo plana por tercer mes consecutivo, en el 2,3%, favorecida todavía por el fuerte aumento del componente alimentación.