El PSOE ha vuelto. Diario de Campaña de Leire Díez

 

Ha vuelto el PSOE de las grandes ocasiones, esas en las que siempre hizo falta el PSOE.

Ha vuelto el partido unido, el partido que reivindica su historia y la muestra con orgullo. Decía José Saramago que había que recuperar, mantener y transmitir la memoria histórica, porque se empieza con el olvido y se acaba con la indiferencia y, hoy, los socialistas hemos hecho un ejercicio de memoria absolutamente necesario porque, con aciertos y con errores –pero sobre todo con la capacidad de asumirlos y enmendarlos-, seguimos siendo el partido de los derechos sociales, del Estado de Bienestar. Seguimos siendo el partido que tiene un proyecto de país que no va contra nadie y sí busca la suma de todos con el más absoluto respeto.

Hoy ha vuelto el PSOE que pone los pelos de gallina porque es capaz de agitar el sentimiento, ese que produce un temblor nervioso que sólo las grandes cosas pueden producir. El mismo PSOE que anunciaba la creación de una Ley de Dependencia o que ponía a nuestro país como ejemplo en la lucha contra la violencia de género y en políticas de igualdad.
El mismo partido con el que derramamos lágrimas de alegría cuando se acabó la violencia de ETA pero que jamás olvidó a los que dieron su vida para que ese día llegara. Y que mis hijas sólo la conozcan a través de los libros de Historia.

Como quien se recupera de una golpiza propinada por “los nuevos” y resurge con más fuerza, en el cuadrilátero sólo han quedado los perdedores que no han entendido que la política no es el arte del mamporro sino del diálogo.

Hoy en Madrid había fuerza, corazón y sentimiento pero también filosofía, la que tan bien ha expuesto Ángel Gabilondo, la que nos hace pensar en algo más que el cortoplacismo de la inmediatez para retornarnos al preciso instante en el que la política tenía la visión de quienes lo dieron todo para que hoy podamos incluso desbarrar con ira.

 

Como bien dijo Susana Díaz, cuando el PSOE sale a ganar, gana

 

El PSOE ha vuelto para quedarse, para ganar la guerra a la sinrazón, al sufrimiento, a las mentiras, a la infamia y a la opacidad de unos y otros que, por acción u omisión del deber de socorro, han menoscabado las consecuencias del dolor de quienes sufrían para jugar a que el pasado vuelva en forma de pinza.

Hoy todo el PSOE ha sido una PSOE. Hoy Pedro Sánchez ha demostrado ser ese tejedor de ilusiones, de objetivos, de corazón y compromiso que es el que hace al viejo partido invencible.

Frente a los vetos, imposiciones, angosturas, fricciones y negativas, los socialistas han dicho “sí”, mil veces sí; sí a lo bueno que está por venir –no sólo para el partido sino para la ciudadanía, sí a poner fin a cuatro años –y la prórroga- de una pesadilla hecha Gobierno, sí a recuperar la dignidad, sí a recuperar la igualdad de las mujeres y el derecho a decidir sobre sus cuerpos, sí al diálogo sin sometimientos de quienes pretendían asaltar los cielos pero prefirieron el calor de los sillones y el suave tacto del dinero.

Como bien dijo Susana Díaz, cuando el PSOE sale a ganar, gana.

Ganará.

| Blogs, Leire Díez |