España: no pasar, peligro de muerte

Todos somos iguales ante la ley, pero enfermaremos o moriremos antes en función de donde hayamos nacido. El atlas municipal de mortalidad por cáncer en España que realiza el Centro Nacional de Epidemiología del Instituto de Salud Carlos III, por ejemplo, indica que la mayor incidencia de los casos de cáncer se producen en Extremadura, Andalucía occidental, Asturias, Cantabria, Pontevedra y Ourense, concretamente 340.000 fallecidos.

Y cuestiones genéticas al margen, este aumento de la incidencia de la enfermedad, al menos estadísticamente, también tiene que ver con la cercanía de su localidad de residencia a actividades de riesgo, como la existencia de minas de uranio.

El investigador López Abente ha publicado un estudio en la revista BMC Cáncer, donde certifica que en los pueblos cercanos a una mina de carbón a cielo abierto, el riesgo de fallecer por cáncer de colon es un 9,7% superior al del resto de la población, y el de morir por un tumor en el pulmón es un 6,6% mayor. Minas de este tipo se encuentran en León, Palencia, Teruel, Ciudad Real y Córdoba.

Localidades perjudiciales para la salud

Bajo esta premisa, el mapa del Atlas corrobora que cerca de la zona minera de La Haba, en Badajoz, el cáncer de riñón es muy elevado. Por otro lado, al oeste de la provincia de Salamanca se encuentran también importantes yacimientos de uranio, que provoca a largo plazo cáncer de pulmón. Uno de los pueblos más afectados es, por ejemplo, Saelices el Chico.

Aunque este tipo de cáncer está más relacionado con el número de fumadores y con la contaminación atmosférica, en los pueblos gallegos sin embargo, los científicos también apuntan al radón, un gas natural que se genera a través del uranio del subsuelo. A pesar de ser cancerígeno, el ministerio de Fomento lleva dos años con un borrador contra el radón metido en el cajón.

Pero la palma a la provincia que más contamina es sin duda Huelva, que genera 120 millones de toneladas de residuos tóxicos y radiactivos, denominados fosfoyesos que ocupan unas 1.200 hectáreas de marismas, según revela el estudio. La probabilidad de contraer un cáncer de pulmón, laringe o tejido conjuntivo entre los residentes en Huelva triplica la de los habitantes del centro de la península.

Cerca está La Bahía de Algeciras, que desde los 80 supone el mayor vertedero de contaminación por hidrocarburos. También a pocos kilómetros está la Linea de la Concepción, que acoge el polígono industrial Zabal Bajo en donde 20.000 vehículos al día cruzan el estrecho de Gibraltar; la OMS (Organización Mundial de la Salud) ha alertado de que esta localidad es una de las que peor calidad del aire tiene entre 46 ciudades españolas analizadas.

Y subiendo un poco, topamos con Ciudad Real, en Puertollano, donde se encuentra la cuarta ciudad más contaminada de España por concentraciones de dióxido de azufre y ozono, muy por encima de lo permitido por la normativa vigente; por ello un 20% más de los habitantes registran alergias.

En el norte de la península, específicamente en el País Vasco, el Lindano es el protagonista y causante de la contaminación de la zona. Y el problema no está en el aire sino en el agua, concretamente en el pantano de Oiola, lugar en el que se han registrado diversos episodios de contaminación por lindano. El pueblo más afectado es el de Galdakao, ya que su población se abastece de este pantano. También afecta, en menor medida, al pueblo vecino de Sestao.

Y con respecto al cáncer de vejiga hay dos comunidades autónomas que destacan en el mapa. De nuevo Huelva sale a la palestra, con su Polo Químico y la comarca del Bages, en Cataluña, por ser dos zonas con industrias textiles y químicas.

Gases, hidrocarburos, lindano, uranio, fosfoseyos, gas radón… todas estas sustancias químicas provocan diversos tipos de cáncer, pero además pueden dar lugar a tumores.

El 50% de los tumores malignos señalan a un responsable: el tabaco. Pero los epidemiólogos alertan del riesgo que sufren los trabajadores del sector de la fabricación de determinadas sustancias químicas como la producción de colorantes, pinturas, tintes, gomas, cuero y aluminio.