La avioneta estrellada en Madrid colisionó con un buitre

El accidente de la avioneta en Perales de Tajuña, en el que fallecieron tres jóvenes pilotos pudo haber sido provocado por la colisión con un buitre que planeaba a gran altura.

La causa pudo haber sido el choque del ave con la hélice de la avioneta, que ocasionó la perdida del ala del aparato y su precipitación hacía el terreno de olivos. El ala fue localizada a unos 800 metros del resto de la avioneta,cerca de la carretera, y fue de gran ayuda para las autoridades para averiguar el recorrido que seguían los pilotos.

Entre las piezas de la avioneta los investigadores encontraron restos de un buitre leonado de gran tamaño. Éste ave puede tener una envergadura de más de dos metros entre ala y ala.

Los vecinos de la zona vieron como el aparato, un modelo Cessna 172R de cuatro plazas, descendía sin control a unos dos kilómetros del casco urbano de municipio, dejando un rastro de humo.

Andrés, Joan y Marc viajaban por placer

Los pilotos, que fallecieron en el acto,  son Andrés López Revuelta, Joan Serra Lovera,  y Marc Campos Recasens de 22, 22 y 27 años de edad. Uno de ellos era un piloto profesional y los otros dos jóvenes se encontraban en fase de instrucción.Tanto el piloto como sus dos acompañantes, contaban con licencia privada y estudiaban para ser pilotos profesionales. Todos eran residentes de Barcelona, ciudad desde donde partieron  la mañana de ese mismo día. Salieron del Aeroclub de Sabadell en Barcelona a las 11.21 horas y tenían previsto aterrizar en el Aeropuerto de Cuatro Vientos a las 14.21. La duración del viaje era de 180 minutos, y en el momento del accidente se encontraban a 25 minutos de su destino.

El presidente del Aeroclub Sabadell, Pere-Joan Nogueroles, afirmo que los tres jóvenes fallecidos tenían «amplia» experiencia, y  pertenecían a ese club y que, en el momento del accidente, realizaban un viaje de placer.