El Big Data llega a la banca y rompe conceptos

Tomar decisiones en tiempo real a partir del análisis exhaustivo de datos de cada uno de sus clientes para dar una respuesta individual a sus necesidades es uno de los principios de gestión que rige la empresa actual. Para ello es preciso manejar un gran volumen de información y tratarlos de una manera no convencional.

A este servicio se le denomina Big Data y es la clave del éxito de buena parte de las empresas tecnológicas. Según los datos manejados en el Big Data Congress de Barcelona, su uso permite aumentar un 8% la productividad y reducir unas 50.000 horas de trabajo. La clave de este sistema es que se rompe con la segmentación tradicional, que simplemente diferencia a sus clientes que tengan características similares y pasa por realizar una segmentación personalizada, por lo que las ofertas se especializan y se ajustan a los intereses individuales de cada cliente.

Pero, aunque parezca mentira, todavía no forma parte de lo cotidiano en el sector bancario, aunque se va introduciendo poco a poco en el sector. Lluís Esteban, chief data officer de CaixaBank, recalca que la utilización del  Big Data, permite además, un efecto de ida y vuelta: “El cliente tiene un mayor entendimiento de sus necesidades, y así podemos hacer propuestas más acertadas a lo que necesita y no hacerlas sobre lo que no necesita”. Este win-win se denomina ‘home banking’ y en Caixa Bank, la oferta se agrupa en torno a  imaginBank.