Breivik: el asesino de Oslo

Acostumbrados a su actitud chulesca y frívola, Breivik, ha entrado al tribunal noruego para declarar y esta vez lo ha hecho saludando al estilo nazi. Alzando su brazo y con pies de plomo, Breivik argumenta que el régimen carcelario que tiene incumple la prohibición del “trato inhumano y degradante” de la Convención Europea de Derechos Humanos. “Quiere tener contacto con otras personas”, ha explicado su abogado, Oeystein Storrvik, en declaraciones a la prensa antes de la celebración del juicio. El veredicto del juez se conocerá en las próximas semanas.

Breivik: el autor de la masacre de Oslo

A primera hora de la tarde, el 22 de julio de 2011 un coche bomba explotó en el complejo gubernamental del centro de Oslo. Un día festivo que se saldó con ocho vidas. Dos horas más tarde, 69 jóvenes pierden la vida en la Isla de Utoya, tras huir de un hombre que disfrazado de policía apareció en la isla y se lió a balazos. Muertos por el tiroteo o ahogados tras intentar escapar, más de sesenta chicos que pertenecían a las juventudes socialistas perdieron la vida en esa acampada. Dos atentados en un mismo día, un único culpable: Andrés Breivik.

Anrés Breivik, es un ultraderechista, xenófobo y racista. Un hombre frío y desafiante, que lloró de emoción al ver los vídeos propagandísticos que él mismo realizó y colgó en internet. Un años después en 2012, con una sonrisa, fue condenado a la pena máxima, 21 años de cárcel prorrogables indefinidamente.  Actualmente, solo tiene permitido tener contacto con guardias y su médico personal. Storrvik, su abogado, ha dicho que podría llevar el caso al Tribunal Europeo de Derechos Humanos si la justicia noruega no le da la razón.

En 2014, esta corte sancionó a Turquía por trato inhumano al líder del PKK, Abdulá Ocalan, por haberle mantenido en aislamiento durante una década.En Francia, sin embargo, el terrorista internacional Carlos ‘El Chacal’ perdió una demanda por trato inhumano presentada contra el estado francés. El tribunal dictaminó que había tenido acceso a abogados y familiares, a pesar de haber estado separado del resto de reclusos.