Al día #En140segundos. Los partidos políticos van directamente al plan C: elecciones 26J

Aunque formalmente la frase de moda en la politic-zoo nacional es que repetir las elecciones es un fracaso. Cuando se apagan flashes y micrófonos, lo que se percibe es que todos los partidos políticos se preparan para la cita del 26-J.

Así que, tras la fallida investidura, el discurso político que se abre, camuflado entre invitaciones envenenadas a negociar, es el del ataque directo al adversario que más votos robó el 20D. Es decir, debilitar lo más posible a los partidos competidores directos de cada uno, que las encuestas vienen calientes y auguran un 26J con el PP como el ganador -repitiendo resultados-, tímidos avances de PSOE y C´s -los partidos del pacto- y retroceso de Podemos -el segundo brazo de lo que llaman la pinza- .

A pesar de ello, el panorama sería similar. Pocas variaciones que apuntan directamente a los liderazgos de los partidos, o si lo prefieren, que anuncian crisis. Y por empezar por la llamada pinza, tanto Rajoy como Iglesias se ven abocados a una huida hacia adelante, llegar vivo como candidato Rajoy e Iglesias sin tambalearse a las nuevas elecciones.

El primero ejerció de gallego, y eso en política no siempre se premia. Dejar que pase el tiempo no solo ha permitido que Sánchez y los socialistas ganen terreno, también ha abierto la caja de pandora que supone cuestionar su liderazgo y algunos integrantes del PP ya han hablado en este sentido, como el ex presidente de Murcia, Alberto Garre.

Podemos, la huida hacia adelante abrazando las elecciones para que se produzca el sorpasso

Pablo Iglesias, acuciado porque no se produjo el sorpasso, navega en un mar de dudas que ha evidenciado la crisis interna. La formación morada se diluye bajo el influjo de las mareas gallegas o el peso de En Comú en Cataluña, y surgen voces críticas en Madrid, País Vasco, La Rioja y Cantabria. Donde más se amplifica la división dentro de la formación es en la Comunidad de Madrid, donde además de la dimisión de parte del Consejo Ciudadano, Iglesias tiene que lidiar con el verso libre de Manuela Carmena. En este contexto el mensaje de Pablo Iglesias sigue teniendo como objetivo a Pedro Sánchez

Odiados por el PP y con la amenaza de “recibir el abrazo del oso del PSOE”, Ciudadanos intenta, aparentemente, mantenerse al margen de la refriega y presentarse como el único partido que ha leído correctamente el 20-D. Es decir, abandonar su programa máximo y pactar. Eso sí, salpimentando su discurso con frases ácidas contra Rajoy. Sus intenciones, seguir pescando en el caladero del voto moderado.

Por su parte, Sánchez, el candidato a priori más debil antes y después de las generales, consiguió arrancar el año tomando la iniciativa política, acallando las voces críticas internas y fortaleciendo su liderazgo.  Desde la legitimidad de ser una persona que busca consenso, ahora toca sacar a relucir las vergüenzas de sus adversarios: la obsesión por asaltar el poder.

Y en medio de este fuego cruzado a cuatro, Alberto Garzón, el líder con peor cosecha de diputados por voto y sin expectativas de que se modifique la ley electoral, intenta presentarse ante el electorado como la izquierda razonable y, por lo tanto, necesaria.

En este panorama, los políticos deberían estar atentos a los versos del poeta austriaco Erich Fried: “preocupado por matar a mi enemigo principal, me dio muerte mi enemigo secundario”