¿Es legal el incesto en algún país?

Raro es, pero no imposible. A lo largo de los años hemos podido ver a través de la prensa casos reales en los que existía sexo consentido entre familiares y no siempre con consecuencias jurídicas como por ejemplo en 2010 el caso de la abuela de 72 años y su nieto de 26 de Indiana (Estados Unidos) enamorados y padres de un niño adoptado.

Pero no en todos los sitios es legal, en Alemania, un hombre que convivía con su hermana y tenían cuatro hijos, fue condenado a prisión pese a que recurrió a un tribunal europeo. Sin embargo, también en Europa, concretamente en nuestro país, dos hermanos gallegos consiguieron legalizar su relación incestuosa, consiguiendo todos los derechos como familia, y convirtiéndose en progenitores de sus hijos aunque nunca se les permitió casarse.

Riesgos de enfermedades

La cosanguinidad implica un grave riesgo para la descendencia. Las relaciones sexuales entre familiares supone aumentar el riesgo de tener hijos con problemas genéticos. Pero los expertos van más allá y afirman que cualquier incesto es dañino, también psicológica y socialmente.

Y no solo para los protagonistas, también para sus descendientes que se enfrentar a una marginación social cuando se descubre la naturaleza de la relación de sus padres.

Del mismo modo, aunque no existen estadísticas precisas al respecto, los expertos alertan que tras algunos casos de incesto existe una patología previa de abusos sexuales o un entorno de violencia familiar.

En ese caso, se produce un ‘sometimiento’ de una de las partes que acaba concibiendo como algo normal la relación incestuosa, aprobándola y tolerándola. En definitiva, se convierte en una víctima, que afectará a su existencia de por vida.

Una legislación internacional de lo más variada

En nuestro país el incesto dejó de estar tipificado como delito en 1978, aunque si está prohibido que contraigan matrimonio. En otros países de Europa como en Francia está despenalizado desde Napoleón, pero también se les impide el matrimonio. Sin embargo, en Suecia sí se permiten las bodas entre hermanastros.

Si nos vamos a Norteamérica dependerá de la ley que haya en cada estado. Por ejemplo en New Jersey las relaciones sexuales entre parientes adultos son legales desde 1979, pero hay restricciones a la hora de contraer matrimonio.

Sudamérica es más restrictivo con este tema y en Puerto Rico, por ejemplo, se castiga con 50 años de prisión el incesto, pese a que ambos mantengan un relación sentimental con pleno consentimiento.