Yanis Varoufakis agita a la izquierda europea

El popular, controvertido y polémico ex ministro de Finanzas griego, Yanis Varoufakis, vuelve a la escena política y lo hace agitando viejos demonios: la Troika, Angela Merkel y el austericidio impuesto en la UE, y liderando un ambicioso proyecto.

Su caballo de batalla ahora es Europa; su instrumento, el Movimiento por la Democracia en Europa (DiEM25),  y su objetivo, cambiar las reglas de juego comunitario, democratizar Bruselas. Y simbólicamente ha elegido Berlín, la ciudad de su ‘principal enemiga’, para presentarlo en sociedad.

La UE está sufriendo su desintegración y la está viviendo en forma muy rápida. Somos el enfermo de esta crisis global, estamos en la versión posmoderna de 1929”, reza el manifiesto fundacional del movimiento. Y todo ello es fruto de que las decisiones son tomadas por “una dictadura de tecnócratas y mas de 10.000 lobbistas” que miran por los intereses de las élites económicas y no piensan en los ciudadanos.

Por ello, reclaman “el  control democrático sobre nuestro dinero, las finanzas, las condiciones laborales y el medioambiente“.

Varoufakis, el hombre llamado a negociar la quita y el tercer rescate para Grecia, un proceso que provocó su distanciamiento de Tsipras y Syriza, asegura que se ha inspirado en el modelo de gestión de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, que participa en su proyecto.

 

Varoufakis y el Movimiento se proponen refundar Europa

El Movimiento se propone refundar Europa. Nace para luchar contra los cinco grandes pilares que a su juicio perpetúan la crisis económica en Europa: La obsesión por controlar la Deuda Pública, el actual funcionamiento del Sistema Bancario, la insuficiente política de Inversiones públicas, la política de Migraciones de la UE, cuyas carencias se han puesto de manifiesto en la crisis de refugiados, y el Aumento de la Pobreza y las desigualdades en la región.

Su programa máximo, que en 2025 Europa cuente con una “Nueva Constitución” que reemplace los tratados actualmente vigentes.

Varoufakis se ha dado un plazo de 12 meses para que esta nueva Marea Europea arme su programa, y dos años para constituirse como plataforma política.

De momento cuenta con el apoyo de personalidades como el economista estadounidense, James Galbrait, el intelectual italiano Toni Negri o el laborista británico John McDonell. A ellos hay que sumar a los representantes de las plataformas de izquierdas de una docena de países de la UE, incluyendo al alcalde de A Coruña, Xulio Ferreiro, y el teniente alcalde de Barcelona, Gerardo Pisarello.