Lucía Garrido: la investigación descubre una trama de corrupción en la Guardia Civil

La reapertura del caso de Lucía Garrido ha permitido la detención del presunto autor del crimen y ha destapado una presunta trama de corrupción en la Guardia Civil. Un exagente también ha sido detenido por su participación en los hechos.

El testimonio del principal acusado, Manuel Alonso -marido de Lucía-, ha sacado a la luz conexiones de este crimen con otros asuntos: el doble asesinato de dos colombianos, posiblemente sicarios, una trama de narcotráfico e irregularidades vinculadas a mandos del SEPRONA en Málaga.

Doce guardias civiles están siendo investigados por esta trama de corrupción que giraba en torno a Manuel Alonso, principal sospechoso.

La investigación continuó abierta por el tesón de Ignacio Carrasco, un guardia civil que siguió investigando siete años después de haberse cometido el crimen de Lucía. Carrasco poco a poco fue destapando una trama, pero cuando intentó denunciar los presuntos negocios ilegales de sus superiores se topó con un muro de silencio e incomprensión. Solo encontró ánimo en sus compañeros de la AUGC.

A pesar de ello no cejó en su empeño y el sumario se ha ido completando de cara a un juicio que tiene todos los ingredientes de una buena novela negra: asesinatos, droga, corrupción….