Twitter, hilo directo con el DAESH

Twitter es una poderosa arma de comunicación masiva. En apenas minutos, cualquier mensaje debidamente tratado puede llegar a millones de usuarios. Conscientes de su potencial, los terroristas del DAESH también se han convertido en unos maestros en aterrorizar a través de las redes sociales, especialmente de Twitter.

Una herramienta que no ha pasado desapercibida para el grupo terrorista y que ha vertebrado toda una estrategia comunicativa a través de las redes sociales. Hemos sido testigos audiovisuales de las sangrías del DAESH, en su mayoría, a través de Twitter.

La estrategia comunicativa

En el análisis de su táctica comunicativa el Instituto Español de Estudios Estratégicos (INEE) realiza un estudio sobre el papel de las redes sociales y clarifica que Twitter se ha convertido en la red social ‘favorita’ de los terroristas. El DAESH utiliza esta herramienta con un triple objetivo: la captación de adeptos, la expansión del miedo y el alcance masivo, precisamente por lo difícil que resulta controlar su difusión y por el anonimato que permite a sus usuarios

Asimismo, esta red social permite segmentar de manera precisa el destinatario de los mensajes, es decir, seleccionar los grupos a quienes dirigirse. De hecho, los yihadistas dividen los objetivos de sus mensajes en tres grupos nítidamente diferenciados:

El primero, los países occidentales, sobre todo en el último año Europa. Los terroristas quieren hacerles llegar un mensaje de terror mediante la difusión de vídeos en el que los integrantes del DAESH aparecen cometiendo atrocidades como decapitar a los prisioneros o quemarlos vivos.

Por ejemplo la decapitación del periodista estadounidense-israelí Steven Sotloff el 2 de septiembre de 2014 o la quema cruel de cuatro militares iraquíes el pasado verano de 2015.

 

En tan solo un año, DAESH cuenta con 46.000 cuentas de miembros del grupo, según un estudio de la red social publicado a finales de 2014. Un crecimiento exponencial que cada día aumenta, si contamos con que cada una de estas cuentas pública una media de 2.000 mensajes diarios y tiene más de 1.000 seguidores. La mayoría de los mensajes publicados se basan en seguidores que repiten y comparten. Un estudio reciente del Instituto de Brookings, Washington, asegura que podrían existir hasta 90.000 cuentas.

El segundo público objetivo son sus adversarios en los campos de batalla que estén dispuestos a cambiar de bando. Comparten la misma temática que los mensajes lanzados a Occidente, pero les cambian el final: si se arrepienten serán perdonados. Algo que queda patente en el clip de “From the Darkness to the Light”  donde los  combatientes arrepentidos son perdonados después de jurar obediencia al califato.


El tercer grupo, tambien esencial para su continuidad, al que los yihadistas se dirigen a través de twitter, son los integrantes y los futuros miembros.  En este caso, los mensajes difundidos en la red básicamente se centran en la victimización. Muestran la represión de Occidente y las atrocidades cometidas en el pasado contra ellos. Esta es la manera en la que DAESH justifica sus actos. Además, sus seguidores o futuros seguidores, son también objeto de mensajes de sentimientos de pertenencia, a los que se les promete una buena vida económica y social.

¿Existe algún cortafuegos para evitar la difusión de manera rápida la  DAESH de forma masiva?

No es tan fácil. Fundamentalmente se comunican a través del árabe, suponen hasta un 70% de los mensajes que emiten, y el inglés como segundo idioma. Los mensajes lanzados en inglés forman parte de su estrategia para la expansión del terror.

Los idiomas son claves para la difusión pero también el anonimato descrito anteriormente que les permite esquivar mejor el intento de las organizaciones internacionales por bloquear sus cuentas.

En 2014 Twitter cerró miles de cuentas que pertenecían a miembros del grupo terrorista como las de @Abu1Bara2Al3dol, @AljazrawiFaisal o @Battar1438. En 2015 también se bloquearon cientos de cuentas, por las que el fundador, Jack Dorsey, y empleados de la red social sufrieron amenazas.

Captura de pantalla 2016-02-05 a las 11.17.08

La estrategia para saltar los cortafuegos consiste en tener preparados canales de comunicación interna que les permitan abrir otra cuenta casi inmediatamente, que previamente tienen preparada para continuar con su objetivo, según denuncian los investigadores del INEE.

Anonymous, que declaró la “guerra total” al DAESH tras los atentados del 13 de noviembre en París, consiguió bloquear 100.000 perfiles de yihadistas. En una de las cuentas Anonymous escribió una amenaza dirigida al grupo terrorista:

“Nosotros jodemos al Estado Islámico. Nada en vosotros es islámico, sois el Estado Satánico”

Junto con la estrategia económica y militar, la táctica comunicativa es un pilar fundamental para el DAESH. Twitter sirve para informar, reflejar y transmitir su supremacía a través del terror, con el último fin de expandirse cada día un poco más.