Las propuestas de ocio #En140Segundos: San Valentín

El día de los enamorados esta a la vuelta de la esquina y aún no sabemos qué hacer para sorprender a nuestra pareja el 14 de febrero. Desde planes más humildes, hasta salidas románticas con algo más presupuesto.

¿No sabes qué hacer? ¿No tienes un euro? Qué mejor que quedarte en casa y organizar la marimorena. Para empezar puedes decorar vuestro nicho de amor con motivos románticos y después dedicar la tarde a relajarte en condiciones, así que sesión de relajación en casa.

Para empezar hay que desconectar del mundo exterior y apagar todo aquellos aparatos que pueda interrumpir la sesión. Velas e incienso, que eso siempre ayuda a crear ambiente. Y después preparad un baño con agua caliente y un buen masaje. Puedes jugar con los olores y los sabores y con los ojos cerrados tratar de averiguar de que alimento se trata. Resulta un plan muy divertido.

Si no tienes la suerte de contar con un espacio en común. También puedes organizar una escapada rural a muy buen precio. Desconectar juntos es el principal objetivo y hay muy buenas ofertas repartidas por nuestra geografía. De norte a sur la variedad es infinita puedes ir por ejemplo a la posada de los templarios en Ucero, Soria. El resto de ingredientes los puedes llevar tu desde casa: pétalos de rosa para decorar la cama, cava o champagne, chocolate y fresas… y si con todo esto aún así te sobra tiempo. Puedas dar una vuelta por el campo y empaparte de la naturaleza.

Si puedes hacer un despliegue en condiciones, qué mejor que viajar a los lugares más románticos del mundo de la novela y pasear por las calles en las que nacieron grandes historias de amor.

Teruel, tonta ella y tonto él. La ciudad del amor española por excelencia, rincón de la famosa leyenda de los Amantes de Teruel que se remonta al siglo XIII. Puedes hospedarte en el Mudayyan un hotel con mucho encanto y en pleno centro. Pasear por sus calles, eso sí, bien abrigado y visitar el Mausoleo dedicado a los amantes, Isabel de Segura y Juan Martínez de Marcilla. Si nos quedamos algún día más, aunque pasado San Valentín, a partir del 19 de febrero hasta el 22 del mismo mes, podrás revivir la historia de los amantes con representaciones callejeras y un mercadillo medieval.

Y para los que tengan la suerte de organizar un fin de semana por todo lo alto pueden viajar hasta Verona. Escenario de la conocida historia de amor entre Romeo y Julieta. Muchos enamorados eligen esta ciudad italiana para pasar San Valentín y que mejor que dormir en el hotel Giulietta e Romeo, con habitaciones muy acogedoras y buenos desayunos.

Según cuenta la historia, en el número 27 de la Vía Capello -en pleno casco antiguo de Verona-, se encuentra la supuesta casa de Julieta desde donde se asomaba al balcón para ver a su amado. Encontraréis una estatua de Julieta justo debajo del edificio. La leyenda dice que hay que tocar el pecho de la estatua o dejar un candado del amor. Una ciudad que invita a perderse por sus maravillosas calles.

Lo que es seguro es que es un día para dar y recibir cariño. Elijan el plan que elijan, solos o en pareja, disfruten de este día.