Las últimas previsiones del FMI obvian la incertidumbre política española

El Fondo Monetario Internacional otorga buenas perspectivas para España, situando la economía del país entre las grandes economías avanzadas de 2016 pero ha advertido que la incertidumbre política está produciendo un impacto negativo. Aunque en su informe el FMI no da explicaciones específicas sobre España.

En 2016 se prevé una expansión económica del 2,7% en 2016, dos décimas más que en octubre de 2015. Para 2017 se pronostica un mayor crecimiento solo por detrás del 2,6% estimado para Estados Unidos.

España junto con Alemania son las únicas economías que han crecido en sus pronósticos de 2016 y 2017, según el informe ‘Perspectivas de la economía mundial’.

Durante los últimos meses, la institución dirigida por Christine Lagarde ha ido revisando gradualmente al alza sus expectativas de crecimiento para España. El pasado mes de octubre, el FMI adjudicó a la economía española un crecimiento del 2,5%, mientras que hace un año lo situaba en un 1,8%.

La continuación de una política monetaria es “esencial”

El FMI incita a los países de la Eurozona a continuar con una política monetaria que favorezca a la baja la tasa de inflación para alcanzar las metas de los bancos centrales europeos.

Para mejorar la recuperación instan también a modificar la política fiscal a corto plazo mediante inversiones que recuperen el capital productivo “una consolidación fiscal que sea equitativa y que promueva el crecimiento económico y social”.

Las reformas que debe llevar a cabo cada país deben ir enfocadas a reducir el endeudamiento y los obstáculos para ingresar en los mercados de productos y servicios.

La llegada de refugiados

En el informe también han plasmado la llegada de refugiados a Europa, destacando las grandes dificultades que están suponiendo con respecto al mercado laboral, aunque también apremia a que estos países traduzcan la llegada de refugiados en beneficios económicos.

“Las medidas de política encaminadas a respaldar la integración de los migrantes a la fuerza laboral son críticas para calmar las inquietudes en torno a la exclusión social y los costes fiscales a largo plazo”, ha advertido el FMI.