La semana en 140 segundos

La semana en 140 segundos

Esta primera semana del 2016 ha estado muy marcada por el panorama político dibujado en Cataluña desde hace tres meses.

Ha habido varias reuniones entre Junts Pel Sí y la CUP, en pro de evitar lo que a estas alturas ya parece inevitable, la nueva convocatoria de elecciones catalanas. Nadie ha querido dar su brazo a torcer, ni la CUP ha pasado por el aro de investir a Mas, pese a que el 50% de la formación se mostró partidaria en la asamblea, ni Junts Pel Sí ha querido presentar otro candidato. Como resultado de estos dimes y diretes, el líder de la formación anticapitalista en el Parlament, Antonio Baños, renunció a su escaño y al terminarse inminentemente el plazo para nombrar a un president de la Generalitat, los catalanes se verán avocados a unos nuevos comicios autonómicos y quién sabe si también generales.

Porque tampoco llegamos a un acuerdo entre las diferentes fuerzas políticas del país para arrancar la legislatura tras las elecciones generales del 20 de diciembre. Ahora Pedro Sánchez quiere una gran coalición de izquierdas a la portuguesa para evitar que el PP vuelva a gobernar, aunque sea en minoría, pero el gran escollo sigue siendo la postura de Podemos ante  la convocatoria de un referéndum en Cataluña. Todo queda conectado.

Fuera de España, se ha cumplido un año del atentado a la sede de Charlie Hebdo y los parisinos lo conmemoraron con un nuevo susto en el cuerpo. Un hombre, cuya identidad se desconoce entró en una comisaría del distrito 18, portando un arma blanca y un falso cinturón de explosivos fabricado en Bélgica. Pese a que portaba símbolos del Estado Islámico, la hipótesis más probable es la de que se tratara de un iluminado.

En este patio, Europa sigue conmocionada por el brote de violencia y violaciones ocurrido la pasada nochevieja en Alemania, donde la canciller se enfrenta a una grave crisis, al confirmarse que algunos de los autores de los dramáticos hechos, son refugiados.

Por si el clima de tensión fuera poco intenso,  Corea del Norte ha llevado a cabo un ensayo con una bomba de hidrógeno que provocó un seísmo de 5,5 grados en la escala Richter. Algo que EE.UU ha interpretado como una provocación y que la ONU y la comunidad internacional han condenado. Incluso China, aliado de Corea del Norte ha criticado la acción del polémico Kim Jong Un.