Se suicida en la cárcel el yihadista que atentó contra la química de Lyon en junio

Se suicida en la cárcel Yasin Salhi, el hombre que decapitó a su jefe e intentó volar una planta química el pasado mes de junio cerca de la ciudad francesa de Lyon.

Salhi, que se sacó un selfie con la cabeza de su víctima rodeada de banderas con inscripciones proislámicas, se ahorcó en su celda de aislamiento, según fuentes de la prisión de Fleury-Merogis, al sur de París.

A pesar de que la policía francesa involucraba a este repartidor con las milicias islamistas radicales, Shali, siempre aseguró que tanto el asesinato como el intento de sabotaje de la planta química tenían un origen exclusivamente relacionado con diferencias y discusiones con la víctima.