Pekín, de nuevo, en alerta roja por contaminación

Pekín vuelve a declarar la alerta roja por contaminación y adopta, una semana después, nuevas medidas restrictivas a la actividad en la ciudad para bajar el grado de concentración de CO2 en la atmósfera. Las medidas entrarán en vigor el 19 de diciembre y se prolongará por tres días.

Estas medidas suponen el cierre de los centros de enseñanza, la paralización de la actividad de fábricas contaminantes, obras de construcción y demolición, la prohibición de circular camiones en el casco urbano y la restricción del automóvil privado en función de las matrículas par o impares.

El sistema de alertas climáticas de China está compuesto por cuatro niveles, nombrados por colores, donde el rojo representa el grado máximo, seguido del naranja, amarillo y azul.