Irisblack: Los sucesos en 140 segundos

Se acerca la noche de difuntos, también conocida por los jóvenes como Halloween, una noche de fiestas, de celebración, aunque también de amargos recuerdos. El 31 de octubre de 2012, el pabellón municipal Madrid Arena, fue el escenario de una noche trágica fruto de imprudencias temerarias.Cinco chicas fallecieron tras ser aplastadas entre una multitud de más de 9000 jóvenes a los que la empresa Diviertt permitió el acceso para un pabellón con un aforo inferior a 5.000 personas.

Las 124 cámaras del local no sirvieron para nada más que ser testigos de la terrible y descontrolada avalancha a la que la seguridad no pudo hacer frente. Después de tres años y de convertirse en una de las noches de Halloween más recordadas para la capital, la seguridad del recinto sigue siendo insuficiente. La enfermería a día de hoy, es aquel cubículo que se utilizó como ropero. Es decir, que de ocurrir una desgracia similar, las víctimas no podrían ser atendidas.

Otro QUE episodio de película, no ha ocurrido en  Halloween, pero lo parece. Un hombre ha sido detenido por apuñalar a otro que le recriminó que cogiese castañas en su finca privada en Friol, Lugo. Los hechos sucedieron cuando el presunto agresor de unos 43 años accedió a una finca del agredido a coger castañas. Este le recrimó que era una finca privada y que no debería coger nada que perteneciese a su propiedad, pero, según relató la víctima de 60 años a sus vecinos mientras era trasladado,  el agresor lo apuñaló sin mediar palabra. El agresor ha quedado a disposición judicial y ha sido trasladado al Cuartel de la Guardia Civil de Friol.

Asunta sigue protagonizando la crónica negra. Las 9 personas que integran el jurado popular responderán a un objeto de veredicto formado por 21 preguntas. Para alcanzarlo, los jurados deben responder a las preguntas que han sido acordadas por las partes, y que hacen referencia a aspectos particulares del caso como la sedación o la participación de ambos en el crimen. Según recoge la Ley del Tribunal del Jurado, para considerar que un hecho está probado, debe estar apoyado al menos por siete de los nueve jurados. Por el contrario, para demostrar un hecho no probado bastará con cinco votos. El jurado, deberá responder en base a lo oído y visto en el juicio, y deberá tener en cuenta principios como el de presunción de inocencia, que en caso de existir una duda entre ambas alternativas, se debe optar por la que favorece al acusado.