10.000 refugiados sin ropa ni comida, retenidos en la frontera Serbia

10.000 refugiados retenidos en la frontera de Serbia, aguantando bajo la lluvia y el frío sin alimentos o ropa de abrigo. Es la consecuencia del cierre froterizo en algunos países balcánicos, según denuncia el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados, ACNUR.

“Falta comida, faltan mantas, están sin nada”, ha afirmado una portavoz de ACNUR, Melita Sunjic, desde la frontera entre Serbia y Croacia. “Es como un gran río de gente y si se detiene el caudal, habrá inundaciones en otra parte. Eso es lo que está pasando ahora”, ha destacado.

 

Por otra parte, France Presse informa que “la Policía croata ha abierto la puerta y todos los refugiados que estaban en el paso fronterizo han entrado” a Croacia, según un voluntario que se encuentra sobre el terreno.

Miles de personas avanzaron a lo largo del fin de semana desde Macedonia tratando de seguir esta misma ruta de los Balcanes.