`Tus manos salvan vidas´: cómo practicar RCP a niños y bebés

Un paro cardíaco le puede ocurrir a un adulto, a un niño o a un bebé, en cualquier momento, en cualquier lugar y siempre sin previo aviso.  Por ello es importante, en el Día Internacional de la RCP (Reanimación Cardio Pulmonar), concienciar a la sociedad de que “Tus manos salvan vidas”.

Resalta la importancia de saber actuar ante una parada cardíaca, ya sea en adultos, niños o lactantes. La actuación consiste en:

1: Llamar a los servicios de emergencias, a traves del 1-1-2

2: Iniciar de manera inmediata las maniobras de RCP, que se concretan en el masaje cardíaco hasta la llegada de los servicios médicos de emergencia.

Según el ministerio de Sanidad, en España se produce un paro cardíaco cada 20 minutos (tanto en niños, como en bebés o adultos) lo que supone 4 veces más muertes que en los accidentes de tráfico. El 80% de los paros cardíacos se producen en el entorno familiar.

Por cada minuto que pasa sin que actuemos, perdemos un 10% de probabilidad de supervivencia.

No hay que temer por los daños secundarios que podamos causar a un bebé o a un niño: rotura de costillas, daño en los pulmones o el corazón. No hay mayor daño que la propia parada cardiorespiratoria.

Por ello es importante recibir siempre que sea posible unas nociones básicas para saber actuar en estos casos. Formación que empresas como Kúbika imparten a técnicos sanitarios, profesionales docentes, profesores, o trabajadores para que todos sepamos actuar ante una situación de emergencia ya sea en adultos, o en niños o bebés.

Son técnicas sencillas, que todos debemos conocer. Nuestras manos pueden salvar vidas.

rcp, rcp bebes, kubika, parada cardiorespiratoria