Marihuana sintética y otras peligrosas drogas de moda

Las imágenes hablan por sí solas. Los esfuerzos de la Policía estadounidense se tornan casi insuficientes para doblegar al hombre desnudo y fuera de control bajo los efectos de la marihuana sintética.

Se comercializa bajo el nombre de Spice o K2, se compone de hierbas rociadas con sustancias químicas que pretenden imitar al THC, la sustancia que induce las emociones cuando se consume marihuana, y los expertos señalan que sus efectos pueden ser hasta cien veces más potentes que los del cannabis natural.

La marihuana sintética mata al triple de personas en lo que va de 2015 que en todo 2014

Estos efectos son similares en la mente, pero al ser su estructura química distinta a la de la marihuana cultivada, también difieren los efectos secundarios que produce. Según el departamento de policía de Nueva York, esta droga ya ha matado al triple de personas en 2015 que en todo 2014.

Es la droga de moda en Nueva York, y las autoridades se afanan en advertir a los consumidores sobre sus nefastas consecuencias. Desde el departamento de Salud de Nueva York informan que en los tres primeros meses del año, se registraron entre dos y tres visitas diarias a los servicios de emergencias por consumo de marihuana sintética, y estiman que se producen unos 100 ingresos hospitalarios a la semana a causa del mismo.

Durante el mes de julio, la Policía neoyorquina ha llevado a cabo dos operaciones en el barrio de East Harlem en las que se han incautado de 2000 bolsas con la sustancia.

“La flakka”

Pero esta no es la única droga sintética y devastadora que hemos visto aparecer en los últimos tiempos. En la controvertida localidad balear de Magaluf, se ha puesto de moda este verano una sustancia conocida como “la flakka”, por cuyo consumo un turista tuvo que ser ingresado. “La flakka” produce muchísima agresividad y el Gobierno balear ha tenido, también, que lanzar advertencias sobre los peligros de su consumo.

La “droga caníbal” o krokodil

“La Flakka” es una droga de diseño, que también ha estado pegando fuerte en Florida,  muy parecida a otra, que conocimos mayoritariamente el pasado verano, la llamada  “droga caníbal” o krokodil, que también produce mucha agresividad e incontrolables delirios. El Krokodil  es una droga inyectable compuesta por fósforo, codeína, thinner y alcohol, entre otras sustancias, que causa daños en el cuerpo humano de dentro a fuera. Los perjuicios llegan hasta tal punto, que la droga llega a “comerse” la piel de los consumidores, e incluso a hacerles perder partes del cuerpo como dedos, piernas y brazos. A los afectados por el krokodil  se les llama “nuevos zombies“, por el aspecto con el que quedan tras un abuso prolongado de su consumo.

El krokodil ha sido también llamado “la heroína de los pobres”, al ser considerado un semiopiáceo sintético. Comenzó a extenderse en Rusia, por falta de heroína. Sus efectos, son más potentes aunque duran menos, pero es mucho más barata porque los ingredientes necesarios para cocinarlo no son ilegales y son accesibles a mucha gente. A finales de 2014, las autoridades rusas habían decomisado 65 millones de dosis en solo tres meses.