Los vecinos del edificio de Carabanchel aún no han podido recoger sus pertenencias

Las labores de demolición del edificio de Carabanchel (Madrid) que se derrumbó el pasado lunes han continuado a primera hora de este miércoles y sus vecinos, según ha contado la concejala del distrito, Ester Gómez, podrían comenzar a recoger sus pertenencias, “principalmente documentación”, en un plazo estimado de “15 días”.

En declaraciones a los medios de comunicación tras visitar junto a técnicos del Ayuntamiento el edificio y la zona donde se dejarán los escombros, Gómez ha explicado que el Consistorio se centra en atender a las familias perjudicadas, ofreciéndoles atención personalizada e incluso “jurídica” para mediar ante las aseguradoras de las viviendas y la finca.

En total, serían 18 viviendas con inquilinos, ya que dos de ellas pertenecen a una entidad financiera y a una empresa privada, con “todo tipo de perfil”, desde ancianos, a jóvenes y familias con niños, a quienes el Ayuntamiento está ofreciendo una “ayuda personalizada”. Asimismo, ha remarcado que los vecinos del edificio aledaño al derruido, que también fue desolojado como medida de prevención, podrán volver a entrar en sus casas cuando se den las condiciones de seguridad. “No reviste ningún daño estructural y se ha apuntalado”, ha sostenido.

Además, ha mandado un mensaje de “tranquilidad” a los vecinos de Carabanchel ya que, según ha sostenido, “que se haya cáido este edificio” no significa que “estén en riesgo” el resto de edificios de la zona y ha señalado que, en caso de que algún vecino requiera una revisión del bloque por algún desperfecto, el Ayuntamiento procederá a su investigación.

Los vecinos piden la revisión de los edificios

Numerosos vecinos del distrito de Carabanchel han mostrado su “miedo” y preocupación ante el derrumbe de este edificio ya que, según han comentado, es una zona en la que hay “mucha agua” soterrada y podría ocurrir una situación similar. “Estoy un poco asustado porque vivo aquí al lado. Deberían de revisar las partes de abajo de los edificios”, ha reivindicado un vecino que se casó en el local comercial del bloque derruido y que vive desde hace cuarenta años este barrio.

Del mismo modo, un vecino del edificio contiguo al demolido, José Luis Mora, ha contado que su casa “está apuntalada, las puertas no se abren, el tejado del bloque de al lado en su tejado y así no se puede entrar a vivir”. Así, tras apuntar que su seguro no se hace responsable de los daños, ha pedido al Ayuntamiento que le ofrezca la seguridad de que se podría vivir en su domicilio.