Propuestas de ocio en 140 segundos

Lo prometido es deuda, emulando a los grandes exploradores de la historia os proponemos los siguientes viajes un tanto diferentes.

Buscando el templo budista perdido. Ruta por Camboya a lo Henri Mouhot

Henri Mouhot (1826 – 1861) fue un explorador y naturalista francés. A Mouhot se le atribuye popularmente el mérito de descubrir los Templos Jemeres de Angkor, en Camboya, auque en realidad es la persona que los dio a conocer. Mouhot, incapaz de considerar a los camboyanos capaces de construir tales obras, dijo erróneamente que los templos habían sido construidos por una antigua civilización, que dató de la época del Imperio Romano.

Podrías realizar alguna de las muchas rutas del Románico repartidas por España, hay menos agua y llueve menos. En Los Pirineos, en Huesca, la ciudad de Jaca atesora uno de los templos románicos más antiguos de España, la Catedral de San Pedro de Jaca. También podrás visitar el Castillo de Loarre, la fortaleza románica mejor conservada de Europa.

El fácil recurso africano. doctor Livignstone, supongo?

Una de las mayores figuras de la historia de la exploración. David Livingstone ( 1813- 1873) fue un médico, explorador y misionero británico. Se propuso abrir rutas en África para facilitar la labor misionera. Es así cómo descubrió el lago Ngami y las cataratas Victoria. Durante varios años no se supo nada acerca de él, por lo que el periódico New York Herald organizó una expedición de socorro que fue confiada a Henry Stanley, quien en 1871 consiguió encontrar a Livingstone en las orillas del lago Tanganica. En ese encuentro Stanley pronunció la famosa frase: “Doctor Livingstone, supongo”.

Si vas a Calatayud pregunta por la dolores y que ella te lleve al monasterio de piedra, un parque natural que ofrece un entorno único donde el río piedra se enclaustra en un cañón, formando lagos y cascadas. Paraje de ensueño con un gran bosque que acuña una variada flora y fauna acuática. Y también un grupo de cavernas por el que podrás pasear.

Podrá emular las pisadas de Neil Armstrong. Un pequeño paso para el hombre

El primer hombre en pisar la luna se crió en una granja de Ohio y siempre tuvo la ilusión de volar desde pequeño, de hecho se saco antes la licencia para poder volar con tan solo 16 años antes que el carné de conducir. Más tarde se graduó en ingeniería aeronáutica. Sus años dorados llegarían en los sesenta. Una vez pisó la luna a Armstrong se le recordaría por su famosa frase “Es un pequeño paso para el hombre, pero un gran salto para la humanidad”. Termino sus días como profesor de Ingeniería en la Universidad de Cincinnati.

Si te gustan los paisajes extraños, un río de aguas rojas contaminado por la Naturaleza y protegido precisamente por esa contaminación te espera en Huelva, el río tinto. Un paseo por estos lares es similar a un paseo por el planeta Marte, un viaje al desamparo y el tren turístico que rememora los viajes mineros de finales del siglo XIX.