De Gispert asegura que la estrategia de UDC le da “pena y vergüenza”

La presidenta del Parlament, Núria de Gispert, ha tachado de “falso” al candidato de UDC a la presidencia de la Generalitat, Ramon Espadaler, por defender ahora la revolución del ‘seny’ (sentido común), contraponiéndola con la propuesta soberanista del presidente de la Generalitat, Artur Mas, –con la lista Junts pel sí– a las elecciones del 27S.

En una entrevista de Europa Press Televisión, ha reconocido que para ella ha sido “una sorpresa” que, a los dos meses de dejar el Govern, Espadaler hable ahora de determinados conceptos cuando, durante tres años y medio, parecía que estaba completamente de acuerdo con los planteamientos de Mas.

Según De Gispert, Unió no puede hablar de revolución del ‘seny’ ni de que el partido es motor del diálogo cuando asegura que dentro de su partido no fueron capaces de dialogar “ni tocar una sola coma” en la pregunta que se planteó.

“Ni siquiera cuando vieron que el partido se dividía”, ha dicho en referencia a la consulta interna que UDC realizó para saber si el partido debía posicionarse del lado de Mas –como defendía De Gispert–, o continuar defendiendo en confederalismo.

“Ganaron, pero con una victoria pírrica. Fueron incapaces de negociar con los que habían perdido, de intentar rehacer aquel partido y buscar soluciones conjuntas. No quisieron; lo tenían todo planeado y no me he cansado de repetirlo”, ha zanjado la presidenta de la Cámara catalana, que ha reconocido que sabe que esto molesta en el seno de Unió.

Futuro de Duran

De Gispert ha puesto en duda que el líder democristiano, Josep Antoni Duran, se vaya a presentar a las elecciones generales previstas para finales de año: “Yo no lo veo”.

“Creo que no dice ni que sí ni que no porque está esperando lo que suceda el 27S”, ha augurado, y ha considerado que dependiendo del resultado tomará una u otra decisión.

En respuesta a las declaraciones del líder de UDC, que este martes afirmó que Mas se va a quedar solo cuando ERC opte por pactar con la alcaldesa de Barcelona tras los comicios catalanes y los republicanos adopten sus ideas sociales y políticas, ha reprochado que “quien se ha quedado sólo es él”.

“Se ha quedado más solo que la una, lo vemos en el arco parlamentario”, ha dicho, señalando a los escaños que suman la lista Junts pel sí, 55 asientos del hemiciclo, frente a los 16 que ocupan los democristianos –algunos de ellos de Demòcrates de Catalunya,–.

En ese sentido, ha comparado a Unió con el PSC y con el PP, partidos que han sido muy importantes en Catalunya y que ahora se están quedando “más pequeños”.

“Pena y vergüenza”

Además, ha acusado a UDC de usar la estrategia del miedo y la de ‘nosotros sí que defendemos la ley social’: “A mí me dan pena y además me dan vergüenza”, ha zanjado.

“Hace tres meses estaban con el Govern de la Generalitat y hace cinco han defendido con ellos el pacto fiscal y el derecho a decidir, y a la hora de la verdad no defendían nada de esto. Por lo tanto, cuando los veo procuro no escucharlos”, ha reconocido.

Demòcrates de Catalunya, nueva etapa

Tras anunciar en la última sesión del pleno del Parlament que abandonaba la vida política, ha desvelado que dedicará “las horas libres” que tendrá al dejar el cargo al partido escindido de los democristianos.

Ha explicado el que el objetivo de Demòcrates de Catalunya es  redefinir la UDC que ha defendido siempre.

Y ha vuelto a cargar contra la actitud de una parte de la dirección de UDC que decidió la pregunta de la consulta interna –pese a que otra parte de la cúpula opinaba diferente– “sin diálogo previo”.

“Esto provocó la escisión de UDC, la ruptura de CiU en un visto y no visto, y tener que presentarse con las siglas de UDC, considerando que no son unas elecciones plebiscitarias”, ha lamentado.

“Todo esto a mí me ha provocado un disgusto muy grande, pero me he posicionado muy claramente y esto hace que me quiera dedicar durante un tiempo al nuevo partido”; nació el 12 de julio y del que es portavoz junto con los exmilitantes de Unió, Antoni Castellà, Joan Rigol y Mercè Jou.