Paula, la osa blanca de Greenpeace para salvar el Ártico

Se pasea con toda naturalidad por las calles de Ostende, Bruselas. Es Paula. Parece real, pero dentro van dos activistas de Greenpeace para concienciar sobre la necesidad de proteger el Ártico en reunión anual de la Convención para la Protección del Medio Ambiente Marino del Atlántico del Nordeste o Convención OSPAR.

Paula pasea por Ostende

Paula pasea por Ostende

Dependiente de la ONU, en esta reunión se adoptan medidas de cooperación internacional en cuanto a la protección medioambiental en el Atlántico del Nordeste. Permanecerán reunidos hasta el viernes y decidirán si se establecen un área marina protegida en el Ártico.

La vida de osos como Paula dependerá en buena medida de las decisiones que se adopten

 

La discusión estará abierta prácticamente hasta el final, ya que entre los 16 países de la Convención –entre los que figura España– hay dos bloques enfrentados. Por un lado, los nórdicos, como Noruega, Dinamarca o Islandia se oponen a establecer un área marina protegida en esta región (que ocupa el 40% de las aguas dentro de OSPAR) porque va en contra de sus intereses pesqueros y comerciales. Mientras, gran parte de los países defiende la postura contraria.

Paula en Ostende

Paula en Ostende

Paula confía que su presencia ablande las posturas mas duras, ya que buena parte de la vida de los osos blancos en el Ártico pueden depender de ello