Dolezal, la activista blanca que se hizo pasar por negra

Rachel Dolezal. Su caso polariza a la comunidad afroamericana. Líder de la Asociación Nacional para el Progreso de las Personas de Color (NAACP) en Spokane (Washington), afirma ser de raza negra, pero es oriunda del centro de Europa.

Su look nos invita a creerla cuando afirma que es mestiza, pero sus padres lo desmienten. “Rachel quiere ser alguien que no es. Ella prefiere no ser ella misma, sino presentarse como una mujer afroamericana o una persona mestiza y esto, simplemente, no es verdad”, explicó su madre.

Dolezal en el centro de la polémica

Y con el desmentido llegó la polémica. Primero en forma de renuncia. Dolezal se ha visto obligada a dimitir de la asociación, luego en torno a si está legitimada a defender los derechos amparándose en una mentira y ahora, sencillamente, si estamos ante una persona cuerda o simplemente ante una oportunista que ha cambiado su identidad de manera torticera.

Hasta un prestigioso diario como The Washington Post la decica buena parte de sus artículos de opinión.

Profesora de Estudios Africanos en una universidad del estado de Washington, Dolezal  ha publicado tras su renuncia un comunicado en la página de Facebook del NAACP de Washington donde afirma: “Por favor, sepan que nunca dejaré de luchar por los derechos humanos y haré todo lo que esté en mi poder para ayudar, ya signifique avanzar o dimitir, porque esto no es sobre mi. Es sobre la justicia”.

No es el único caso de suplantación de la personalidad que se ha descubierto recientemente.Una de las últimas tragedias aéreas, la de Germanwings,  ha sacado a la palestra la historia de una mujer que ha fingido ser familiar una víctima para pasar unas vacaciones con los gastos pagados en Los Alpes