Airbus pone en alerta el modelo de avión que se estrelló en Sevilla

Airbus Defence and Space ha enviado un comunicado de alerta (AOT) a todos los operadores del A400M en el que informa de la necesidad de realizar unas comprobaciones específicas en las unidades de control electrónicas (ECU) de cada uno de los motores de los aviones, una medida que se adopta para evitar potenciales riesgos en cualquier vuelo futuro, ha informado la compañía.

Según han señalado fuentes de la industria a Europa Press, se ha detectado una incidencia de este tipo en el modelo del A400M, como el avión siniestrado el pasado 9 de mayo en Sevilla, en el que fallecieron cuatro trabajadores. Los países a los que ya les han sido entregadas unidades del A400M son Reino Unido, Turquía, Francia, Alemania y Malasia.

Según ha explicado la compañia, una vez el avión está en el aire, si existe una incidencia en una de las unidades de control electrónicas de un motor y la tripulación opera sin ser consciente, puede producirse que el motor no regule la potencia según las órdenes del piloto.

La alerta podría estar relacionada con un fallo de software

La alerta detectada en las unidades de control electrónicas (ECU) podría estar relacionada con un fallo de software y también por la propia configuración de estas unidades, lo cual podría deberse a una cuestión de calidad de los componentes.

Para reforzar esa calidad en el A400M, la compañía llevó a cabo una reestructuración en marzo de este año, después de la dimisión de Domingo Ureña como máximo responsable de la división de aviones militares de Airbus Defense and Space.

La orden emitida reclama a los operadores que realicen comprobaciones únicas y específicas de las unidades de control electrónicas en cada uno de los motores del avión antes de su próximo vuelo y, además, detalla comprobaciones adicionales que deberán realizarse en el caso de cualquier posterior cambio de motor o de ECU.