Olas Gigantes en México

Al menos tres personas han muerto, tres han desaparecido y otras ocho han resultado heridas.

Las costas del pacífico mexicano han sufrido lo que se denomina “mar de fondo”, un aumento fuera de lo normal en la altura del oleaje, que crece por momentos. Según el Director de Protección Civil de Guerrero, Raúl Miliani “el registro máximo en Coyuca es de 10 metros”.

Desde California, en Estados Unidos, hasta Chile, toda la costa del Océano Pacífico del continente americano está recibiendo olas gigantescas desde este fin de semana y aún este martes.

El fenómeno es cíclico y se produce cada año en el mes de mayo, pero esta vez parece que ha sido peor, aparte de los fallecidos, los destrozos son cuantiosos.

Es fenómeno no es único de México

Al menos cinco personas murieron desde el sábado en Chile, Panamá y México, a causa de las olas. Y la alerta sigue en varios países.

En las redes sociales se han equivocado con la catalogación del fenómeno

Muchos usuarios de redes sociales sugirieron que se trataba de un tsunami del que no había sido lanzada una alerta, cuando eso no es lo cierto. Mientras que un tsunami es producto de un terremoto submarino, las olas de estos días son generadas por ciclones.

Cada año durante el otoño e invierno austral se forman tormentas en el sur del Pacífico que generan grandes olas, cuya fuerza se mantiene a lo largo de miles de kilómetros. Estas olas gigantes viajan en algunos casos más de 11.000 kilómetros. Este fenómeno los meteorólogos lo conocen como mar de fondo.

Las olas que se producen en Nueva Zelanda durante un ciclón pueden llegar a las costas de Los Ángeles días después.

Además, suelen ser más intensas que las que llegan habitualmente a la costa, que se forman en su cercanía.

Son mucho más peligrosas que las olas comunes, según Mundo Miguel Ángel Gallegos, del Servicio Meteorológico Nacional de México, que además afirma que “la longitud de la ola es tan grande que desde una playa no se percibe como una ola normal” y “es como si el mar se levantara” según recoge la BBC.

Estos expertos miden la intensidad del mar de fondo con base en la frecuencia entre ola y ola. Cuanto mayor es la frecuencia, mayor es la intensidad del mar de fondo.

El fenómeno que se encuentra estos días en las costas americanas es un poco más intenso de lo habitual, según Martin Nelson, del Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos.

“Normalmente vemos que las olas están espaciadas en 22 o 23 segundos y en esta ocasión hemos observado que ese tiempo aumentó a 25 segundos”, dijo Nelson a la BBC Mundo.

Aunque está previsto que el fenómeno se debilite, los centros de emergencia deberán seguir atentos, ya que se generarán nuevos fenómenos de mar de fondo, advierte Nelson.

Ahora solamente queda recomponer el paisaje que estas olas han dejado a su paso. Quitar el agua de las calles y volver a la normalidad recomponiendo todo lo que el mar se llevó.