Del libro al cine: Las 7 peores adaptaciones

Muchos han sido las adaptaciones que han intentado de llevar a la gran pantalla la emoción que transmite la letra escrita. En muchos casos con resultados increíbles, como El Padrino o Cadena Perpetua, pero igual que ha habido triunfos ha habido fracasos, !y vaya fracasos¡

 

La reina de los condenados

Tras el éxito cosechado por la asombrosa Entrevista con el Vampiro, Hollywood se lanzo a monetizar la famosa saga de vampiros escrita por Anne Rice. La reina de los condenados iba a ser la digna sucesora, pero entre el desastroso casting y la poca relación que tenia la cinta con el libro, el fracaso fue estrepitoso.

 

La letra escarlata

Contar con la famosa novela de Nathaniel Hawthorne como punto de partida debería suponer un triunfo asegurado en taquilla, pero ni mucho menos. Hollywood decidió cambiar el final de la novela para acomodarlo a lo que ellos consideraban que exigía el público, y la decisión de colocar a Demi Moore como la puritana protagonista termino por sellar la catástrofe.

 

Los viajes de Guilliver

Jack Black es uno de esos actores de grandes altibajos, pero protagonizar esta adaptación de los clásicos viajes de Guilliver es, sin duda, una de sus peores decisiones. La película trata de modernizar la narración acercándola a nuestros días, pero se queda en un esperpento que ni el humor consigue salvar.

 

El código DaVinci

Uno de los mayores fenómenos literarios de los últimos años, que cautivó a millones de lectores con sus misterios, se convirtió en una adaptación de la que pocos tienen recuerdo. El film no logró transportar al espectador al misterio que el libro si tenía, en parte por hacer un thriller simplón con los misterios prácticamente resueltos para el espectador.

 

Alicia en el país de las maravillas

Tim Burton es quizás uno de los mejores directores de su generación, pero su adaptación de los cuentos de Lewis Carroll se queda en poco ruido y muchas nueces. Con una propuesta visual realmente llamativa, la narración se queda plana y la versión del sombrerero loco que hace Johnny Deep termina por destrozar uno de los grandes clásicos de la literatura, robando a la historia del sentido de la curiosidad que caracteriza a Alicia.

Desayuno con diamantes

Uno de los pocos ejemplos en el que una mala adaptación da como resultado una película maravillosa. La protagonista, mundialmente reconocida ahora con el rostro de Audrey Hepburn, era en realidad una chica perdida y atormentada que se dedicaba a la prostitución; Una imagen muy distante de la que Hepburn mostraba en la pantalla. Incluso Truman Capote, el escritor del original, afirmo que odiaba la película y lucho por que fuese Marilyn Monroe la que interpretase a Holly Golightly.

 

El Gran Gatsby

Otro caso de una adaptación que cuenta con una propuesta visual increíble, pero que no es capaz de llegar a la altura del libro de Scott Fitzgerald. Leonardo Dicaprio interpreta a un excéntrico millonario llamado Gatsby, pero la película se queda en eso, mucho champan, mucha fiesta y nada de la profundidad que caracterizaron a los personajes de Fitzgerald.