Actores que dejaron escapar el papel de su vida

Hay veces que los actores toman malas decisiones, pero hay veces que esas decisiones podría haber cambiado sus carreras de manera radical. Personajes que han marcado la cultura moderna como Neo, Lobezno o Walter White podrían haber tenido un rostro muy diferente.

Actores y malas decisiones

El solapamiento de otras grabaciones, embarazos o, simplemente, malas decisiones son algunas de las causas que impidieron a estos actores interpretar papeles que podrían haberles cambiado su carrera.

 

Will Smith

El actor que salto a la fama interpretando al príncipe de Bel Air podría haber encarnado a Neo en la trilogía de Matrix. A Will Smith no le quedó claro el argumento de la película y dejo escapar uno de los papeles que marcarían la cultura Pop de principios de los 2000. Keanu Reeves no dejó escapar esta oportunidad y su personaje se quedó grabado en la memoria de los espectadores.

 

Emily Blunt

Emily Blunt, que salto a la fama con películas como El diablo viste de Prada o Looper, dejo escapar en 2012 la oportunidad de formar parte de la película Los Vengadores que batió numerosos récords de recaudación en su estreno. El papel que le ofrecieron a la actriz fue el de viuda negra, que más tarde interpretaría Scarlett Johanson, y que ha derivado en varias apariciones más como en la nueva cinta de Capitán América o la segunda parte de la ya mencionada Los Vengadores.

 

Mel Gibson

Si hay un actor famoso por sus malas decisiones ese es Mel GIbson. El actor podría haber puesto cara a Maximus, el protagonista de Gladiator. Solo podemos imaginar el enfado de Mel cuando Russell Crowe, el actor que terminó interpretando al general hispano, ganó el Oscar por su interpretación.

 

Matthew Broderick y John Cusack

Esta claro que uno de los grandes fenómenos televisivos de la actualidad es Breaking Bad. Pero ni Matthew Broderick ni John Cusack fueron capaces de ver el potencial que tenía la serie y descartaron interpretar el polémico papel de Walter White. Bryan Cranston no dejó escapar esta oportunidad y se lanzó a la fama gracias a su actuación.

 

Dougray Scoot

El actor escocés, conocido por su actuación en Mujeres desesperadas, era el elegido para llevar a la gran pantalla al mutante Lobezno en la primera entrega de X-Men. Dougray se vio obligado a rechazar el papel ya que estaba inmerso en el rodaje de la segunda entrega de Misión: Imposible. El papel de Lobezno cayó en manos de Hugh Jackman, quién fue catapultado a la fama gracias a este personaje.

 

Thomas Jane

Si antes hablábamos del fenómeno Breaking Bad, la serie de culto Mad Men también marcó una de las peores decisiones profesionales de Thomas Jane. El actor rechazó el papel de Don Dreaper ya que no quería trabajar en televisión. La cadena AMC ofreció el papel a Jon Hamm, quién no desaprovechó la oportunidad de interpretar a Don Draper, que se convertiría en uno de los rostros más icónicos de la pequeña pantalla.

 

Natasha Lyonne

La actriz, que ahora esta viviendo un momento de fama gracias a su interpretación en la serie Orange is the new black, rechazó encarnar a la protagonista de la serie Buffy Cazavampiros. Un papel que fue a parar a Sarah Michelle Gellar.

 

Annette Bening

Bening era la actriz elegida por Tim Burton para encarnar a Catwoman en Batman Returns, pero un embarazo justo antes de comenzar el rodaje impidió a la actriz enfundarse las mallas y el papel fue a parar a las manos de Michelle Pfeiffer.