Los avances en tecnología no llegan a la factura del móvil

 

Los avances en tecnología, sobre todo la relativa al  teléfono móvil, son un acicate para el consumo, pero eso no se traduce en tarifas más baratas. Las aplicaciones nos derivan cada vez más al uso de los servicios de datos en lugar de los de voz, pero, las ofertas de las compañías no varían, es decir, siguen ofreciendo ambos servicios en conjunto.

Por ejemplo, teóricamente, la reciente aplicación del popular Whatsapp de ofrecer la posibilidad de llamar por teléfono no se traducirá en reducir la factura de nuestro móvil, según las asociaciones de consumidores. Daniel Rubio, presidente de Facua Madrid señala que contemplan “con cierta tranquilidad este tipo de propuestas”, pero que lo observan con cierto excepticismo porque no piensa que influirá en que se produzca “una sana competencia” entre los operadores de telefonía móvil que redunden en beneficio del consumidor.

 

Facua reclama una tarifa regulada para la telefonía móvil

Y apuntan directamente al Gobierno y a Competencia, que “no ponen firmes” a los operadores nacionales y no regulan el mercado. “Del mismo modo que ha ocurrido con el tema de los precios de los carburantes, el Gobierno tiene que actuar y abrir una investigación” o directamente legislar para “imponer por ley una regulación de las tarifas”, subraya Rubio.

Una posibilidad que tampoco creen posible a corto plazo.  “Ni con este -Gobierno- ni con el anterior ha sucedido. Desde 2010 desde Facua lo viene solicitando” sin obtener resultado alguno por parte de los respectivos Gobiernos.

A su juicio, en vista de los escasos resultados obtenidos, la única solución posible para que los españoles dejemos de tener las tarifas más caras de la Unión Europea pasa por la intervención de Bruselas.

“Bruselas tiene que intervenir, como ya hiciera en el pasado con el tema del Roaming, aunque bien es cierto con una decisión generosa para las compañías”, pero es la única solución posible para poner fin a estas “tarifas tan descomunales” que se está pagando por ese servicio”.

De lo contrario entraremos en un bucle donde cada día que pase estaremos más enganchados a la tecnología. Una dependencia que a tenor de la evolución de las tarifas nos obligará a meter la tijera en otros sitios de nuestra cesta de la compra, alertan.