El comisario Villarejo denuncia a González e implica a Cerezo

José Manuel Villarejo el comisario de policía al que Ignacio González  acusa de haberle intentado chantajear, niega en su denuncia presentada contra el presidente de la Comunidad de Madrid,  haberlo hecho  en el marco de la investigación sobre el ático de Marbella y ofrece su versión sobre el encuentro. Según dice, González les solicitó a él y a otro comisario “ayuda para que no trascendiera que era el inquilino de una sociedad offshore”.

Implica a Enrique Cerezo

Villarejo también relata que “lejos de colaborar estuvo más interesado en saber la identidad de las personas que habían vinculado dicho ático con la operación de Arganda” (en alusión a una recalificación de terrenos en el municipio madrileño) y apunta que el ático se lo pagó “un afamado empresario vinculado al mundo del fútbol” sin citar su nombre. Fuentes conocedoras del caso apuntan a que ese afamado empresario podría ser el productor de cine y presidente del Club Atlético de Madrid, Enrique Cerezo.

“Niego categóricamente aquí y dónde sea necesario que haya existido chantaje alguno ni por mi parte ni por parte del comisario García Castaño al señor González”, dice Villarejo en la denuncia presentada ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid . Según cuenta, “lo único” que hicieron “fue solicitar de manera discreta al señor González la posibilidad de que acreditara el vínculo que le unía a dicho ático, una vez que este comunicó que deseaba colaborar con la investigación”

Villarejo califica como “rigurosamente falso que a la reunión asistiera acompañado de cuatro colaboradores, salvo que estos estuvieren investidos de una capa milagrosa que les diera el poder de la invisibilidad o estuvieran apostados cerca del lugar donde se celebró el encuentro, pero en todo caso ajenos a la reunión documentada en el escrito donde consta expresamente que tal encuentro fue con el señor González a solas“.

Una huida hacia adelante

Concluye el comisario que la actuación del presidente madrileño es “una huida hacia adelante, una maniobra tendente a distraer la realidad de los hechos que se investigan fruto de la información que se recibió de la Dirección Adjunta Operativa“. Según esa información “el señor González podría haber percibido presuntamente, como pago de una comisión ilegal, el ático” de Marbella.

En el escrito continúa relatando que ese ático “previamente habría sido adquirido por un testaferro llamado Rudy Valner y que las comisiones rogatorias, aún pendientes de recibir, acreditarían que el día de antes de enviar el fiduciario el dinero, justo la misma cantidad habría recibido de otra cuenta, cuyo titular es un afamado empresario vinculado al mundo del fútbol”.