Rajoy y su peor talón de Aquiles: la Sanidad

 

Apenas tres meses después de estrenar ministro, Rajoy se topa con la misma piedra, la Sanidad Pública. La pesadilla para el Gobierno del PP cambia de protagonista y ahora se trasviste de afectados por la Hepatitis C. El propio presidente se pondrá al frente de la Estrategia Nacional para el abordaje de los enfermos por este virus.

“Los datos del registro los dará alguien más importante del ministro”, asegura estusanidad.com, citando fuentes del propio Ministerio de Sanidad, en relación a quien estará al frente de la Estrategia Nacional para el abordaje de la hepatitis C.

Precisamente, este viernes el Ministerio de Sanidad ha dado a conocer las líneas estratégicas recogidas en este Plan a miembros de las asociaciones de pacientes y representantes de diferentes sociedades científicas. Pero no les entregará ningún documento ya que el Plan, que ya va por su segundo borrador, es uno de los secretos mejor guardados en el Ministerio.

Sanidad, una fuente continua de problemas para Mariano Rajoy

No es la primera vez que Mariano Rajoy se ve obligado a tomar las riendas de asuntos que tienen que ver con la Sanidad. Hace menos de seis meses y en plena crisis del ébola y de ‘desgobierno’ de la entonces titular Ana Mato, Rajoy tuvo que dar un golpe de timón y encargar a la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría que liderara un asunto que se les iba de las manos.

La crisis del ébola y el contagio de la técnico Teresa Romero con el virus terminó con la carrera política de Ana Mato y con la del consejero de la Comunidad de Madrid, Javier Rodríguez, por sus continuos excesos verbales.

Los recortes en Sanidad que han espoleado a la Marea Blanca y el colapso en las Urgencias de toda España, según los gestores sanitarios por el repunte de la gripe y en opinión de los profesionales por los recortes, terminaron con una recomendación de Alonso a los pacientes de que acudieran más a sus centros de Salud y menos a los hospitales. Declaraciones que incendiaron al colectivo.

Hoy, lo que inicialmente era un grupo de enfermos afectados por la Hepatis C que reclamaban el acceso a medicamentos de última generación que no financiaba el gobierno, se ha convertido en una amenaza real al Gobierno.

Las voces de los afectados no solo se han convertido un clamor en la calle, también forman parte ya de las iniciativas y preguntas parlamentarias que se escuchan en el hemiciclo y en uno de los talones de Aquiles de Mariano Rajoy.