Se cumplen 70 años de la liberación de Auschwitz

Hace 70 años, un 27 de enero del 1945 el Ejército Rojo liberó el campo de exterminio nazi Auschwitz-Birkenau. Fue el mayor centro de exterminio de la historia del nazismo, donde se calcula que fueron enviadas cerca de 1.300.000 personas, de las cuales murieron 1.100.000.

Auschwitz

Los soldados alemanes, al no poder hacer frente al avance del ejército soviético, decidieron evacuar el campo unos días antes, lo que fue conocido como “marchas de la muerte”, dejando atrás a los prisioneros que no podían continuar con las marchas por sus problemas físicos, provocados por la situación precaria a la que se habían visto sometidos en dichos campos.

Liberación de auschwitz

Más de sesenta mil prisioneros fueron forzados a marchar hacia el oeste, de los que se calcula que unos quince mil murieron en el camino. En los días previos a evacuar el campo, los soldados nazis asesinaron a miles de prisioneros. Estas marchas se realizaron en todos los campos de concentración del este, y tenían como objetivo reubicar a los presos en otros campos para exterminarles allí. Las tropas soviéticas encontraron a unas 7.000 personas.

Solamente con la liberación de los campos, ya fue posible exponer al mundo las atrocidades de los nazis. Para los prisioneros liberados no fue nada fácil salir ilesos de esos hechos, los que sobrevivieron parecían esqueletos a causa de los trabajos forzados y la falta de nutrición adecuada, muchos de ellos estaban tan débiles que no podían ni moverse.

Auschwitz

Posteriormente, muchos de los campos tuvieron que ser quemados para prevenir la difusión de epidemias.

La liberación de auschwitz sacó a la luz las atrocidades nazis.

A pesar de que los soldados fascistas antes de su marcha, destruyesen innumerables pruebas, como las cámaras de gas, crematorios, etc. les fue imposible borrar totalmente la huella de sus crímenes. El horror que vieron los soldados soviéticos al llegar a los campos, miles de personas desnutridas y al borde de la muerte, fosas comunes repletas de cadáveres, los restos de las cámaras de gas, o los productos empleados en las mismas entre otros, hacen innegables los crímenes que allí sucedieron y sacaron a la luz una realidad más que probable.