España en la diana del terrorismo yihadista

yijadista

La detención de cuatro  presuntos terroristas yihadistas en Ceuta vuelve a poner el foco en España como objetivo de los radicales islámicos. Y aunque no estemos señalados directamente por los servicios de propaganda de. Estado Islámico o Al Qaeda -todo lo contrario que Francia, Canadá o  EE UU, según dibujan en sus mapas, en cinco años pretenden conquistar: “Todo el Norte de África, Asia hasta la India, todo el mundo árabe, los Balcanes hasta Austria y España y Portugal”. La amenaza de un atentado en nuestro país se presenta como una hipótesis más que real.

La desarticulación de esta célula yihadista demuestra que no necesariamente han de pasar por los campos de entrenamiento en Siria o ser reclutados para combatir en las filas del Estado Islámico. Aún así, los retornados forman uno de los grupos que merecen mayor atención por parte de los servicios de inteligencia.

 

Yihadistas con vinculaciones con España integrados en el grupo terrorista yihadista Estado Islámico (EI) amenazan abiertamente con cometer atentados en suelo español a su regreso de los lugares en conflicto y señalan objetivos concretos como “iglesias”, “ayuntamientos” o “comisarías” de Policía. Así se recoge en un estudio  realizado por el experto José María Gil Garre, quien ha hecho un minucioso seguimiento de sus perfiles en redes sociales.

Según revela otro informe realizado por el Real Instituto Elcano, “en conversaciones interceptadas por la Policía y la Guardia Civil -de grupos yihadistas que operan en nuestro país-, si bien tenían como objetivo combatir en Siria, contemplaban también “hacer la yihad en casa”, esto es, en territorio español si regresaban de Siria o incluso si no llegaban a implicarse en esta guerra”.

Son motivos suficientes para elevar un grado el nivel de alerta terrorista en España por la amenaza yihadista. La presencia de yihadistas en nuestro territorio aumenta paulatinamente. Por ello, la policía pide mayores y más adecuados medios para combatir la acción de estos lobos solitarios -terroristas que actúan como auténticos francotiradores- o de grupos armados que en su momento pudieran dirigir, personajes como Mohamed Hamduch, alias Kokito de Castillejos.

Interpol baraja la cifra de 600 presuntos terroristas retornados al viejo continente tras recibir entrenamiento en los campos de Estado Islámico y de AlQaeda (dos de cada diez radicales que cruzaron las fronteras han vuelto a sus países de origen).

Dentención en Ceuta

Operación en Ceuta, 24 de enero de 2015

Aparentemente no parecen muchos, pero los atentados de París o en su día los del 11 M demuestran que una pequeña célula o un lobo solitario son suficientes para causar auténticas masacres y generar una gran alarma social. Las órdenes mandadas tanto desde Estado Islámico como desde Al Qaeda es responder a Occidente cometiendo atentados en su territorio.

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, en su última comparecencia parlamentaria sobre el peligro yihadista aseguró España que el retorno a las fronteras españolas no resulta significativo. De los 600 los yihadistas que estimaba el ministro habrían retornado a Europa desde Siria o Iraq, apenas una decena son españoles. La mayoría  está ya en prisión, bien en España bien en Marruecos, afirmó, y los que no, están localizados.

Una cifra relativamente pequeña si la comparamos con los ‘combatientes exportados’ que superan los setenta y que serían más si no se hubiese desarticulado la célula Al Andalus y la destinada a reclutar mujeres para incorporarlas a la guerra santa en una operación desarrollada en Barcelona y Ceuta recientemente.

 

En Marruecos retornan una media de 10 yihadistas al mes

Los caminos del yihadismo europeo parecen confluir en España. En nuestro país se busca al resto de los integrantes de la célula terrorista islámica desarticulada en Bélgica y fue el itinerario elegido por Amedy Coulibaly para que su esposa, Hayatt Boumedianne, desapareciera de escena antes de cometer su atentado en París.

yihadistas en Marruecos

Y no hay que olvidar la presencia de Mohamed Atta, el responsable del 11-S en Nueva York, en España antes de la preparación del atentado o de Mouhannad Almallah Dabas, nacido en Siria pero naturalizado español, y que estuvo vinculado a la célula de Al Qaeda establecida en España en 1994 y liderada por Abu Dahdadh desde 1995 hasta su desmantelamiento en 2001. Dabas fue condenado por los atentados del 11-M en Madrid, aunque posteriormente fue absuelto por el Supremo.

En los dos primeros casos, se investiga si en España han obtenido apoyo logístico en células durmientes o tan solo es una camino fácil, una escala técnica para saltar a Turquía y desde ahí a Siria o Iraq. España no cuenta con un registro general de pasajeros, un filtro que los servicios de inteligencia considera como básico para detectar la presencia de terroristas.

Asimismo, en Marruecos se han detectado 120 retornados, en Túnez, unos 400 y en Libia, en torno a un millar. La proximidad y permeabilidad de las fronteras, sobre todo con Marruecos, es un hecho que inquieta especialmente a las fuerzas de seguridad y servicios de inteligencia españoles. El promedio es de diez terroristas retornados al mes que pueden pasar a Europa con cierta facilidad.

 

La propaganda a través de las redes sociales les convierte en referentes y modelo a seguir

Su rastro desapareció el pasado verano. Nadie ha podido confirmar su muerte o su ‘hibernación’, pero su perfil corresponde con el de los terroristas islámicos más buscados y peligrosos en España. Se le conoce por el sobrenombre de Kokito de Castillejos. Su retorno es sinónimo de atentado terrorista inminente.

 

Su perfil no es el de un reclutador, más bien responde a un firme seguidor de la acción directa. Aunque su ‘popularidad’ es un hándicap para que su presencia pasara desapercibida si decidiera retornar.

Adiestrado en las filas del Estado Islámico en Siria, donde él mismo se denomina miembro del Consejo Islámico y jefe de una brigada de milicianos, su paso por Siria es solo una escala en su hoja de ruta. Su objetivo, y así lo manifestó en una entrevista en 2014, con volver a España: “Sí, quiero volver allí, pero no para vivir, sino para conquistarlo”, afirmó.

Cuenta con la suficiente experiencia atesorada luchando junto a Estado Islámico y ha dado suficientes muestras de su radicalización y crueldad -saltó a la ‘fama’ por dejarse fotografiar junto a cinco cabezas degolladas- como para protagonizar un ‘atentado sonoro’.

Nacido hace 28 años en Castillejos, una localidad marroquí junto a la frontera El Tajaral (Ceuta)  se ha rebautizado como Abu Tasnim ‘El Magrebí’. Apenas tiene estudios primarios y con firmes creencias religiosas fue coptado por el reclutador Mustafa Maya Amaya, de 51 años y detenido en la primavera de 2014.

Tras el periodo de adoctrinamiento saltó a Siria para celebrar “la fiesta del cordero” con el resto de milicianos de EI en la primavera de 2013. En su campo de entrenamiento contactó a través de internet con Asia Ahmed Mohamed, una joven natural de Ceuta que quería conocer los detalles de la muerte de su hermano, también yihadista y caído en el asalto a la prisión de  Abu Grhaib.

Kokito de Castillejos

Kokito de Castillejos junto a otros yihadistas europeos en Siria

Unidos por la yihad, entre ellos surgió una relación que acabó en una petición de mano. La ceremonia, en sus palabras, se celebró por poderes –él en Siria y ella en Ceuta- y fue bendecida por las autoridades del Estado Islámico.

Recibió como dote un cinturón de explosivos. Era lo que deseaba. Asia abandonó también a sus familiares y, con documentación falsa, llegó hasta Al Atarib (Siria). Algunas fuentes señalan que esperan un hijo.

Vivo o muerto, la ‘semblanza’ de personajes como Mohamed alimentan una imagen que es utilizada por los reclutadores para atraer nuevos adeptos. Ejemplos en vida y convertidos en “mártires” tras su muerte.

 

Mártires para invocar la captación de nuevos miembros

Este calificativo de “mártir” de la revolución fue el utilizado por la organización yihadista Estado Islámico para comunicar que Rachid Wahbi en junio de 2012, el primer español muerto enrolado en las filas de sus milicias en Siria, había muerto. Tenía 32 años y trabajaba como taxista en Ceuta. Estaba casado y tenía dos hijos.

Partió junto a otros tres musulmanes españoles de Ceuta rumbo a Siria en abril de 2012. Todos ellos frecuentaban la mezquita de Las Caracolas, según el diario El Faro de Ceuta que desveló la información de su marcha. Uno de ellos fue el encargado de anunciar la defunción por teléfono a la viuda.

el yihadista vasco

Redouan Bensbih, el yihadista vasco

La cifra de ‘mártires’ caídos en combates difícilmente cuantificable, aunque de manera periódica, los medios oficiales de EI ofrecen datos ‘edulcorados’ sobre estos muertos. El último del que se tiene noticia es de Redouan Bensbih, el yihadista vasco.Yihadista vasco

 

Natural de Tánger, aunque residente en Bilbao desde hacía varíos años, militaba en la organización Sham al Islam, un grupo formado por ciudadanos marroquíes que está encuadrado dentro del Frente Jabhat al Nusra, una de las franquicias de Al Qaeda en Siri desde 2013. Su muerte, como suele ocurrir en estos casos causó la incredulidad entre sus vecinos, que jamás alcanzaban a pensar que tras la imagen de un convecino que vivía sin llamar la atención se escondía un furibundo radical dispuesto a matar y dejarse morir por su fe.

A diferencia de Rachid Wahbi, Bensbih fue reclutado para el terrorismo yihadista a través de las redes sociales y no en las mezquitas. Y son precisamente este ‘caladero’ -foros yihadistas especialmente– donde los servicios de inteligencia se concentran para obtener pistas que lleven a la localización y detención de las células de reclutadores y donde se sigue la pista a sus integrantes.

“K.J.C.L. -detenido por la guardia civil en Huelva era un destacado usuario del foro yihadista “Jamia Hafsa Urdu Forum (JHUF)”, donde reivindicaba la reconquista de Al Andalus y enviaba mensajes para el reclutamiento de radicales y conseguir financiación”, subrayan en uno de los  portales que se dedican a recopilar información sobre el terrorismo islámico en todo el mundo.

Distintos grupos yihadistas, pero las mismas tácticas de propaganda

Pero no se trata de un fenómeno exclusivo en España. El yihadismo se extiende por toda Europa utilizando las mismas tácticas. El ministro de Interior subrayó la similitud en el modus operandi entre la pareja de hermanos detenidos en Ceuta con la célula de Amedy Coulibaly en París.

Después de los ataques frustrados en Verviers en Bélgica el 8 de enero, se hizo evidente la vinculación del principal sospechoso, Abdelhamid Abaaoud, con el Estado Islámico. Su hermano pequeño Younes (14 años de edad, en la foto ) se ha retratado varias veces junto a combatientes en Siria.

Younes AbaaoudIncluso unos pocos meses antes de la operación antiterrorista en Bélgica fotos de los combatientes belgas estaban circulando por los foros

al-Battar 1