Obama pide al Congreso de EEUU que finalice el embargo a Cuba

EP/ El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha pedido este martes al Congreso estadounidense que inicie el camino para poner fin al embargo a Cuba, durante su discurso sobre el Estado de la Unión, en el marco de las negociaciones que se iniciarán este miércoles en La Habana con el objetivo de normalizar las relaciones bilaterales entre ambos países tras más de medio siglo de enfrentamiento.

“En Cuba, estamos poniendo fin a una política que debería haber terminado hace tiempo. Cuando uno hace algo que no funciona durante 50 años es hora de probar algo nuevo”, ha señalado el mandatario estadounidense, que ha insistido en que busca acabar con “un legado de falta de confianza en el hemisferio”.

Obama ha explicado que este cambio de política respecto a Cuba “desmorona una excusa ficticia para imponer restricciones en Cuba, defiende los valores democráticos y extiende una mano de amistad al pueblo cubano“. Asimismo, ha aludido a unas palabras del Papa Francisco en las que afirmó que la diplomacia es un trabajo de “pequeños pasos”.

Entre esos “pequeños pasos”, el presidente ha querido celebrar la liberación por parte del Gobierno cubano del contratista estadounidense Alan Gross, que ha sido invitado por la Casa Blanca a asistir a este acto. “Bienvenido a casa, Alan”, ha dicho Obama ante un Congreso que, por primera vez durante su mandato, cuenta con mayoría republicana en ambas Cámaras.

Por otra parte, el presidente ha aprovechado para insistir en que no cejará en su intento de cumplir la promesa adquirida al inicio de su Gobierno de cerrar la prisión militar estadounidense de Guantánamo (Cuba), una medida que es rechazada por buena parte de los legisladores republicanos.

“Ha llegado la hora de finalizar el trabajo. Estoy decidido y no desistiré hasta que cerremos la prisión. Nosotros no somos así”, ha señalado Obama, que ha recordado que durante estos últimos seis años ha trabajado “de forma responsable” para reducir la cantidad de presos encerrados en Guantánamo a la mitad.

“Todas las personas que vivimos en Estados Unidos tenemos un compromiso profundo con la justicia, por lo que no tiene ningún sentido gastar tres millones de dólares por prisionero para mantener abierta una prisión que el mundo condena y los terroristas usan para reclutar”, ha sentenciado.

Category: Noticias