Mahoma, protagonista de la portada del Charlie Hebdo

Portada Charlie Hebdo

Portada Charlie Hebdo

Mahoma: “Todo está perdonado”. El profeta, llorando, sostiene un cartel impreso donde se lee Je suis Charlie -el lema que ha recorrido Francia y el mundo entero desde que se produjo el atentado-. Es la portada del número especial que lanza el semanario Charlie Hebdo tras el atentado terrorista que acabó con la vida de diez trabajadores de la revista, incluido su director.

La portada del Charlie Hebdo lleva la firma del dibujante Luz, uno de los supervivientes, así se autodenominan, de la masacre protagonizada el pasado miércoles por dos radicales islámicos y ha sido preparada contrarreloj desde la sede del diario Liberacion, que les ha prestado sus instalaciones hasta que el semanario recupere su normalidad.

Contará con una tirada excepcional de 3.000.000 de ejemplares y ocho páginas, en lugar de las 18 habituales y de los 60.000 números que tradicionalmente salen a la venta, de las que no se ha desvelado su contenido y estará en los kioscos el miércoles, día que tradicionalmente Charlie Hebdo acude a la cita con sus lectores. “No queremos hacer una necrológica”, explicó el jefe de redacción Gérard Biard. “No queremos ser unos llorones“, afirmó.

A pesar del atentado, el espíritu del Charlie Hebdo permanece intacto

La decisión de sacar un número a pesar de la masacre fue tomada por unanimidad por los trabajadores del semanario satírico que han querido permacecer fieles al espíritu de la publicación y de Charb, el director fallecido del Charlie Hebdo. “Es una situación muy dura, estamos todos con nuestra pena, nuestro dolor, nuestros miedos, pero lo vamos a hacer de todas formas, porque la estupidez no va a ganar. Charb siempre decía que la revista tenía que salir, cueste lo que cueste“, subrayaba uno de los trabajadores supervivientes.

En términos similares se ha expresado el abogado del Charlie Hebdo, Richart Balka, quien asegura “no vamos a ceder en nada”.