Atenas vive un nuevo día de manifestaciones y violencia policial

EP/Irispress La Policía griega está disparando gases lacrimógenos contra grupos de manifestantes violentos durante la multitudinaria protesta convocada para conmemorar el sexto aniversario de la muerte del joven Alexandros Grigoropoulos, muerto en 2008 por los disparos de agentes de Policía en un incidente que desató los disturbios más graves de la última década en el país.

Grigoropulos falleció durante un enfrentamiento verbal con los agentes en un céntrico barrio de Atenas. Uno de sus amigos, el anarquista y ladrón de bancos Nikos Romanos, se encuentra encarcelado y en huelga de hambre para denunciar la muerte del joven.

 

A la manifestación en Atenas, asisten 5.000 personas

 

La manifestación en Atenas, a la que han acudido 5.000 personas, ha pasado por delante del Parlamento griego hacia el barrio de Exarchia, el lugar donde falleció Grigoropoulos, creca de la plaza sintagma y conocido por ser un bastión de la izquierda radical griega.

En anticipación, la Policía había acordonado esta zona de Atenas y colocado dos vehículos con cañones de agua, según informa el diario griego ‘Kathimerini’ en su edición digital.

Al menos 20 personas han sido detenidas en Atenas hasta el momento en medio de este imponente despliegue policial, donde los cañones de agua están intentando dispersar a los manifestantes, que arrojan cócteles molotov contra las fuerzas antidisturbios y los cajeros automáticos.

También se tiene constancia de disturbios de similar calibre en la ciudad de Tesalónica, aunque de momento no se tiene noticia de nuevas víctimas.