Lo que debes saber sobre el cáncer de próstata

El 13% de los hombres padece cáncer de próstata, la mayoría de ellos no sabe que lo sufre ni cuáles son los síntomas. Lo que más preocupa normalmente a los pacientes son las secuelas, sobre todo la impotencia y la incontinencia que pueden ser producidos por los tratamientos para este cáncer. Según la AECC se necesita algún tipo de terapia para sobrellevar estas secuelas.

El porcentaje de pacientes de cáncer de mama no es mucho mayor que el de cáncer de próstata, pero los hombres parecen tener cierta fobia al hablar de estos temas. Un miedo que tiene que ver con perder la seguridad ante su masculinidad. Quizás esto hace que haya más campañas en contra del cáncer femenino que del masculino, pero cada vez son más los hombres que hacen propuestas como Movember para concienciar del cáncer de próstata y de testículos.

Factores de riesgo

  • Edad: La edad es el principal factor de riesgo para el cáncer de próstata. El riesgo de desarrollar un cáncer de próstata empieza a aumentar a partir de los 50 años en hombres de raza blanca y a partir de los 40 años en hombres de raza negra o con historia familiar (padre o hermano) de cáncer de próstata.
  • Raza: el cáncer de próstata es más frecuente en hombres de raza negra que en hombres de otras razas. Además, los hombres de raza negra tienen una mayor probabilidad de ser diagnosticados en una etapa avanzada, y tienen más del doble de probabilidad de morir de cáncer de próstata en comparación con los hombres blancos. Por otra parte, la tasa más baja de cáncer de próstata se observa en individuos de raza asiática.
  • Historia familiar: El riesgo de cáncer de próstata está fuertemente influenciado por la historia familiar. Aquellos hombres que tienen un familiar de primer grado (padre o hermano) diagnosticado de cáncer de próstata tienen más probabilidad de desarrollar la enfermedad. Tan sólo un 5-10% de los cánceres de próstata tienen un componente hereditario.
  • Dieta: recientes estudios sugieren que el consumo elevado de grasas animales puede aumentar el riesgo de padecer cáncer de próstata.
  • Obesidad: la mayoría de los estudios no han encontrado que la obesidad esté asociada con un mayor riesgo de desarrollar cáncer de próstata.
  • Ejercicio: en la mayoría de los estudios, el ejercicio no ha mostrado reducir el riesgo de cáncer de próstata.
  • Infección e inflamación de la próstata: algunos estudios han sugerido que la prostatitis (inflamación de la glándula prostática) puede estar asociada a un riesgo aumentado de cáncer de próstata, aunque otros estudios no han encontrado tal asociación.

¿Es posible prevenir el cáncer de próstata?

  • Los tomates (crudos, cocidos o productos que contienen tomate como salsas) y las sandías tienen un alto contenido de licopenos. Estas sustancias son antioxidantes que ayudan a prevenir el daño al ADN. Algunos estudios preliminares sugieren que los licopenos podrían ayudar a reducir el riesgo de cáncer de próstata, aunque un estudio más reciente no encontró asociación entre los niveles sanguíneos de licopeno y el riesgo de cáncer de próstata. Las investigaciones sobre el tema continúan.
  • Para estudiar los posibles efectos del selenio y la vitamina E en el riesgo de cáncer de próstata, varios investigadores llevaron a cabo un estudio llamado Selenium and Vitamin E Cancer Prevention Trial (SELECT). En este estudio clínico, alrededor de 35.000 hombres fueron escogidos al azar para tomar uno o ambos de estos complementos o bien un placebo. Después de un promedio de cinco años de uso diario, ninguno de los complementos demostró una reducción del riesgo de cáncer de próstata.
  • Varios estudios actualmente buscan los posibles efectos de los derivados de la soja (isoflavonas) en el riesgo de cáncer de próstata.
  • En un estudio que se realizó en hombres con alto riesgo de desarrollar cáncer de próstata, la administración del fármaco Finasteride consiguió reducir un 25% el riesgo de cáncer de próstata comparado con un placebo. Sin embargo, este medicamento causa efectos secundarios como descenso del apetito sexual e impotencia. Por otra parte, mejora los síntomas urinarios asociados a la hiperplasia prostática.

Para apoyar el movimiento Movember se ha creado este ingenioso vídeo, una mujer se viste con ropa de hacer deporte y se pasea por las calles de Nueva York. Pero en la parte trasera de sus pantalones lleva escondida una cámara para captar a los transeúntes (hombres y mujeres) mientras miran su trasero.

El vídeo captura a decenas de personas mirando hacia la dirección de la cámara. En algunos casos, es complicado decir si realmente están mirando el trasero o simplemente en la dirección de la mujer.

La broma se trata en realidad de una campaña para el movimiento Movember, que trata de concienciar a los hombres de la importancia de vigilar su salud. De hecho, el vídeo termina con un aviso para los hombres: “No olvides vigilar tu propio trasero también [es decir, examinar la próstata]. ¿Sabías que uno de cada siete hombrestendrá cáncer de próstata? Cerca del 100% se curan su se detectan pronto”.