La catástrofe del volcán Kilauea continua su avance

El río de lava del volcán Kilauea, en la Isla Grande del estado de Hawái, que se inició a finales de junio, avanza lentamente hacia la localidad de Pahoa. La catástrofe aún no ha dejado ninguna víctima, ni heridos a su paso. Pero el flujo de lava ha conseguido reducir a cenizas la primera casa que se encontraba en peligro y que ya había sido desalojada. Según los organismos de vigilancia, no hay ninguna otra vivienda ni estructura en peligro inmediato.

Ayuda económica para la catástrofe

Desde Estados Unidos, Barack Obama, firmó una declaración de catástrofe que se traducirá en ayuda para los habitantes Pahoa. Una ayuda económica federal a la región, que responde a la petición del gobernador local Neil Abercrombie.

El volcán amenaza Pahoa desde el 27 de junio, pero ha sido en las últimas semanas de octubre cuando ha acelerado su avance el río de lava fundida. La vegetación ha sido la primera perjudicada con el avance de la lengua de lava, y los vecinos, que son 900 habitantes que están a la espera de que la actividad del volcán Kilauea les obligue a abandonar sus casas y desplazarse, se encuentran en un estado constante de preocupación por si esta situación se hace real. Pero les tranquiliza el saber que llegará la ayuda económica federal junto a la movilización de la Guardia Nacional.

La erupción comenzó en 1983 y continúa hasta la actualidad

El Kilauea es el volcán más joven de los cinco que se encuentran en la Isla Grande de Hawái y también el más activo. La erupción más reciente comenzó en enero de 1983 y continúa hasta la actualidad.