La NASA tiene un nuevo ‘transformer’ llamado ISAAC

EP/Irispress. La NASA se ha hecho con los servicios de un enorme brazo robótico que parece sacado de la película ‘Transformers’.

Se mueve y gira para recoger contenedores enormes llenos de carretes de fibras de carbono y, a continuación, actúa según patrones preprogramados para depositar las fibras sobre una banda de 14 metros de largo. Pero en lugar de transformarse de máquina en Autobot, convierte estas materias primas en estructuras aeroespaciales de última generación.

El centro de Investigación Langley de la NASA se encuentra en el proceso de puesta a punto de esta herramienta de investigación de compuestos avanzados, que los ingenieros llamanISAAC (Integrated Structural Assembly of Advanced Composites). Sólo llevar ISAAC a su ubicación fue todo un reto financiero y físico.

“Hemos trabajado durante dos años para obtener esta tecnología robótica precisa. Pero la idea se remonta a hace más de seis años”, dijo el ingeniero de Mecánica Estructural Chauncey Wu. “Marca realmente la diferencia en nuestra capacidad para comprender los procesos de los materiales compuestos y su uso en vehículos aeroespaciales.”, explica.

Junto a su financiación de 2,7 millones de dólares, el otro desafío ha sido mover físicamente a ISAAC. El sistema es uno de los tres en el mundo fabricados por Electroimpact, Inc., con sede en Mukilteo, Washington. Los otros dos se utilizan para la fabricación al por mayor de materiales compuestos, no para la investigación como el de la NASA.

Maniobra de precisión de la NASA

Dos camiones de plataforma de 18 metros de largo hicieron el viaje todo el camino a través del país para llevar el robot de la NASA hasta Langley, Virginia. El robot se caracteriza por su trabajo de precisión, por lo que su emplazamiento en el interior del edificio asignado tenía que ser exacta. “Tuvimos que traer una grúa gigante de una empresa local para levantar ISAAC”,dijo Stewart. “Había sólo centímetros de distancia entre la grúa y el techo mientras el brazo robótico era movido hasta ser colocado en el suelo”.

Unas semanas más tarde, la misma grúa volvió a fijar el brazo en la pista que va a utilizar para producir las fibras compuestas, informa la NASA. Los técnicos de Electroimpact todavía tienen por delante semanas para asegurarse de que todos los componentes electrónicos y piezas de ISAAC pueden comenzar a trabajar.

Los investigadores planean tener ISAAC en funcionamiento a principios de 2015.

Category: Noticias, Sociedad