Enfermera desafía la cuarentena por ébola en EEUU

Tener síntomas de ébola y negarse a permanecer en cuarentena. Kaci Hickox, una enfermera norteamericana así lo ha decidido, hasta tal punto de pasear con su novio en bicicleta durante el jueves. Las autoridades sanitarias del estado de Maine luchan para conseguir llegar a un acuerdo con Hickox.

La enfermera está segura de no tener ébola

Esta enfermera posiblemente afectada de ébola estudió en la Universidad de Texas en Arlington y ya lleva al menos dos días desafiando el protocolo definido para un supuesto caso de ébola. Esta joven de 33 años regresó a los EE.UU la semana pasada tras estar en África atendiendo a los enfermeros del ébola como voluntaria de Médicos Sin Fronteras. Hickox está tan segura de no estar infectada que tras  dar una rueda improvisada le estrechó la mano a un periodista el pasado miércoles frente a las cámaras.

Esta pequeña revolución ha abierto un debate en los Estados Unidos sobre la libertad personal y el miedo de ébola. La oficina del gobernador y los abogados de Hickox no  han hecho declaraciones hasta el momento.

La mujer se ha negado a seguir las restricciones marcadas por el personal sanitario porque la pasada semana dio negativo en el análisis de ébola, pero el virus aún puede no estar en niveles detectables. El periodo de riesgo por contagio por ébola finalizaría el  10 de noviembre.

El gobernador Paul LePage dijo que se llegó a un acuerdo con los abogados de la enfermera: Hickox podrá salir a pasear y a hacer ejercicio pero no podrá estar en lugares públicos, ni a menos de tres pies de la gente.

Su novio, Ted Wilbur, se reunió con varios periodistas el jueves por la noche y les dijo que continuaba viviendo con su novia. Aclaró que el paseo en bicicleta lo llevaron a cabo lejos de lugares transitados para evitar el contacto directo. “No estamos tratando de empujar los límites aquí. Somos miembros de esta comunidad, también, y queremos que la gente cómoda “, dijo.

 

Category: Noticias, Salud