España vuelve a la guerra en Iraq 10 años después

España vuelve a Iraq 10 años después sin remordimientos y con el apoyo del PSOE.

Seguramente lo hayan leído de soslayo mientras iban en el metro. O quizá lo hayan escuchado de fondo mientras hacían la cena. En un panorama mediático centrado en la crisis del ébola, el gobierno ha decidido el envío de 300 soldados a Iraq. Su misión: adiestrar al ejército iraquí para su lucha contra el Estado Islámico. Así lo anunció en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros el responsable de Defensa, Pedro Morenés, quien ha explicado que este contingente permanecerá en Irak ,en una ubicación aún por definir, durante siete u ocho semanas para llevar a cabo un adiestramiento concreto en conocimientos de artefactos explosivos y desminado y en operaciones especiales.Las fases de la operación de la coalición internacional contra el Estado Islámico son contener el avance, realizar operaciones contraofensivas, asegurar el dominio del terreno, normalizar las relaciones y así lograr generar un Estado sólido en Irak, según ha explicado el ministro.

Tal y como establece la Ley de la Defensa Nacional de 2005, el envío de estos militares deberá obtener el visto bueno del Parlamento, por lo que el ministro comparecerá en las próximas semanas en el Congreso de los Diputados para pedir la autorización. .En esta ocasión y al contrario de lo que pasó hace 10 años El PSOE ya ha mostrado su apoyo a esta operación.

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez ha argumentado que la operación está avalada por la legalidad internacional y que España no puede rehuir sus compromisos teniendo en cuenta que el EI es una amenaza a la seguridad global y por tanto a la española, que tiene que ser combatida “con toda rotundidad y firmeza”.”Somos muy conscientes de los riesgos y dilemas que esta decisión implica, pero no podemos olvidar que nuestro bienestar y nuestra seguridad también depende de lo que ocurre en otras partes del mundo y en consecuencia consideramos que España no puede permanecer ajena a lo que está ocurriendo en Irak”, ha explicado el líder socialista, que ha llamado, eso sí, a “actuar con el máximo cuidado posible y en estrecha coordinación con los socios europeos y del resto de la comunidad internacional”.

El ministro de defensa, Pedro Morenés , ha garantizado en todo momento, la seguridad de las tropas.De momento y a la espera de su aprobación, la misión que ya tiene el visto bueno,es  el despliegue de 150 militares y una bateria antiaérea patriot en la frontera turco iraquí a petición de la Otan en enero de 2015, lo que no sabemos si con la misma seguridad para nuestras tropas.