El fiscal pide cuatro años para el responsable del caso Madrid Arena

El fiscal pide cuatro años de cárcel para Miguel Ángel Flores, el promotor y organizador de la fiesta de Hallowen en el Madrid Arena que acabó con la muerte de cinco niñas el 1 de noviembre de 2012. Una pena de prisión muy por debajo de los 20 que solicitan los abogados de las víctimas.

Asimismo solicita una inhabilitación de seis años para que Miguel Ángel Flores no pueda ejercer la profesión de empresario o pueda organizar fiestas. Para el resto de los procesados pide penas menores.

La Fiscalía solicita penas de prisión para 14 de los dieciséis imputados. Reclama tres años para el ‘número dos’ de Flores, Santiago Rojo, y un empleado de Diviertt, Miguel Ángel Morcillo. La misma pena se solicita para el socio y apoderado de Kontrol 34, Carlos Manzanares y Emilio Belliard; el jefe de Emergencias del evento, José Ruiz Ayuso; el coordinador jefe de Seguriber, Juan José Paris; el coordinador jefe de Seguriber, Raúl Monterde; el jefe del equipo de Seguriber, José Antonio Díaz Romero; y el vigilante de seguridad de Seguriber, Roberto Mateos y  para Rafael Pastor y Francisco del Amo, encargados de seguridad de Madridec.

Dispositivo sanitario

En el escrito presentado por la Fiscalía en el caso Madrid Arena, la Fiscalía carga contra los responsables del dispositivo sanitario, Simón Viñals y su hijo, que quienes reclama dos años y seis meses de cárcel por dos imprudencias graves, así como una inhabilitación para el ejercicio de la profesión de médico durante seis años.

En el escrito no se menciona al que era el jefe de la Policía Municipal cuando ocurrió la tragedia del Madrid Arena, Emilio Monteagudo.  El fiscal superior de  la Comunidad de Madrid, Manuel Moix, ya solicitó en su día que no fuera imputado. Piensan que los acontecimientos que tuvieron lugar en el exterior de recinto, un macobotellón, no tuvo nada que ver con las avalanchas que se provocaron en el interior del Madrid Arena.