Grupo Mondragón y la internacionalización de las Pymes

En el Senado se están desarrollando los trabajos de la Ponencia de Estudio sobre el Desarrollo de las PYMES y Cooperativas Españolas en Iberoamérica. El Presidente del Grupo Mondragón, Josu Ugarte Arregui, realizó una intervención basada en los datos de la internacionalización del Grupo.

Mondragón tiene su origen en Euskadi; es uno de los mayores grupos empresariales en España y ha realizado una extensa experiencia de internacionalización en los cinco continentes. Una experiencia cooperativista única ya que Mondragón no solo es una gran empresa, sino también la suma de pequeñas y medianas empresas. Ugarte, con una gran dosis de pedagogía quiso desmontar los mitos y miedos de la internacionalización de las pequeñas y medianas empresas.

Sus reflexiones responden a preguntas fundamentales para entender la situación económica:

¿Exportaciones o multilocalización?

La internacionalización no es una elección, es una necesidad, asegura Ugarte, no es suficiente la exportación desde aquí, sino tener ‘allí’ una instalación; es decir, disponer de activos industriales o comerciales. Los datos del Grupo son determinantes, las ventas de las empresas globales del grupo se multiplicaron por 5 frente a las que se quedaron aquí, que sólo se multiplicaron por 2. El crecimiento en valor añadido fue de un 300 % frente al 80% de las que no se globalizaron.

¿Se crea empleo si te instalas en otro país? El empleo en las empresas que se globalizaron creció un 25%. En la empresas que no se abrieron más allá de nuestras fronteras descendió un 11%. Este indicador muestra que la inversión en el exterior genera empleo en la casa matriz. ¿Por qué? porque se incrementa la demanda y deben dedicar más personas aquí para poder gestionar todos los centros que se tienen fuera.

¿Crecerá el consumo en España?

Para Ugarte no, y sin embargo, crecerá mucho en los países emergentes, dónde se está produciendo un gran incremento de la clase media. El crecimiento de producto interior bruto se repartirá de la siguiente manera: el 56% se dará en Asia, el 6,4% en Europa y el 7,5% en América Latina. Se trata de millones de personas en México, Brasil, China que se incorporarán a la clase media y al consumo. Todo se está moviendo hacia el Pacífico. Entre el 75 y el 80% de todo el incremento mundial de PIB en los próximos diez años se va a dar en el Pacífico. El 56,4% en Asia, el 1,7% de Japón, además de Australia y Nueva Zelanda y África y América.

¿Existe mayor riesgo de inversión en los países emergentes?

Ugarte asegura que aunque suene “duro” muchos de esos países tienen menos riesgo que el que tiene España. Según los datos de tres agencias de rating, China, Tailandia, Indonesia, Malasia, Turquía, Rusia, Polonia, Chequia y México, tienen menos riesgo que España.

¿Los proyectos de infraestructuras sólo son para las grandes empresas?

La necesidad de infraestructuras en los países emergentes no son solo para OHL o ACS. Hay miles y miles de proyectos de infraestructuras como consecuencia de los procesos de urbanización que se darán en los países emergentes, especialmente en Latinoamérica, que son proyectos medianos de entre 50 y 90 millones de euros a los que las pymes, agrupadas, pueden dar respuesta.

¿Los mercados maduros son más sencillos que los emergentes?

Las ventas en el sector industrial desde el año 2008 de las empresas en España han caído entre un 30 y un 35%; en la zona euro, entre un 10 y un 12%; y en los BRICS han crecido entre un 50 y un 60%. Las empresas del Grupo Mondragón han crecido entre 2008 y 2012 un 81% en estos países, crecimiento que ha compensado las pérdidas en la zona euro.

¿Si te implantas en un país se deja de exportar?

No, dice Ugarte: se exporta todavía más. Porque cuando inviertes en el exterior no llevas todo el portfolio de productos, y al conseguir cuota de mercado hay que completar la gama de productos con la de la casa matriz.

¿Capital local o atracción de inversiones extranjeras?

Ugarte utilizó un estudio de la Fundación Ortega y Gasset, que explicaba lo ocurrido en Cataluña entre 2004 a 2007, con una política de atracción de inversiones extranjeras mediante subvenciones, cuando las empresas encontraron una ubicación mejor en Eslovaquia, en Chequia o en China se fueron y Cataluña sufrió una enorme pérdida de empleo. Esto no sucedió en Euskadi, porque el capital, las decisiones y el accionariado son locales, que tiene, además del punto de vista del interés económico, una función social. Para el presidente de Mondragón, la inversión extranjera que se debe atraer es aquella que tenga mucho valor añadido y que sobre todo esté en servicios o en tecnología, pero no en producción.

Análisis de mercado más avanzados y diplomacia corporativa.

En la ponencia presentada se solicitaba una estrategia que contemple algunos elementos. Los estudios de mercado existentes no son suficientes, se requieren estudios más avanzados. Además se necesitan actuaciones en compras en países de bajo coste; de servicios de implantación de empresas; de creación de parques industriales; de una gestión correcta de expatriados, que tengan en cuenta la formación, la seguridad, los niveles de corrupción que se dan en cada uno de los países y las diferencias culturales. Y una diplomacia corporativa, porque las grandes empresas tienen sus lobbies o personas de contacto, y saben cómo manejarse. Las medianas y pequeñas empresas necesitan apoyo a través de la diplomacia estatal protegerlas de las administraciones locales, que se les faciliten contactos, con proveedores y grupos de interés, identificar y generar oportunidades de negocio.

Es necesario conocer muy bien el país para ser eficaces. Y, por eso, el presidente del Grupo Mondragón, recomienda algunas pautas en la actuación de las empresas: crear confianza, ser fiables, cumplir lo prometido y humildad, principios que funcionan en todas las culturas, incluso en aquellas que no lo ejercitan.

Ugarte se despedía con humor sobre las diferencias en las formas de actuar: “Nosotros somos multitarea, capaces de hacer dos cosas y media al mismo tiempo: hablamos por teléfono, estamos haciendo un informe y entra alguien y encima le hacemos caso. Cuando nos fuimos a Francia vimos que los franceses hacían una y media, es decir, estaban tecleando el informe, cogían el teléfono para decir que no podían atenderle y si entraba alguien por la puerta no le hacían ni caso. Nosotros pensábamos que los franceses eran unos burócratas. ¿Y qué pensaba el francés de nosotros? Si ya es difícil hacer una cosa y media bien al mismo tiempo, hacer dos y media o tres… ‘este es todo menos profesional’. Cuando nos fuimos a Alemania, comprobamos que los alemanes hacen una cosa y cuando terminan empiezan la siguiente. El alemán ve al francés como un aficionado y el francés veía al alemán como un burócrata, y nosotros los más multitarea. Hasta que nos fuimos a Marruecos: los marroquíes hacían cinco cosas al mismo tiempo, con lo cual los burócratas para ellos éramos nosotros y para nosotros ellos eran los aficionados”

Tras la intervención de Ugarte, el senador Iñaki Anasagasti, portavoz en la ponencia, analizó el proceso de transformación en el que se encuentra la diplomacia gubernamental ya que, según él, es necesario conseguir impulsar las unidades comerciales de las embajadas y mejorar los canales de información con las empresas, así como las fórmulas de coordinación con la diplomacia de la Unión Europea. Por otra parte, el senador del Partido Nacionalista Vasco, cree necesario dar un impulso a la “versátil” diplomacia parlamentaria con experiencias como la del Foro Parlamentario Iberoamericano, para complementar la representación diplomática gubernamental.